Último momento
recent

¿Inevitable estigmatización?

A esta altura se sabe que es muy probable que al coronavirus lo contagie una persona que presta algún servicio esencial. ¿Podremos no hacerlo víctima?

Queremos salud, queremos seguridad, queremos que no falten alimentos, pero no queremos que las personas que trabajan en esos servicios se contagien.
Hoy, es altísima la probabilidad de que al coronavirus lo contraiga un camionero, un médico, un enfermero, un policía, o un gendarme, antes que un vecino cualquiera.
Y viene pasando que así como la gente se enoja cuando un irresponsable arma un jolgorio donde todos comparten cubiertos, vasos, o se abrazan y besan sin ningún reparo, también ocurre que una parte de la sociedad condena al que se contagia porque ¡estuvo trabajando!.
Pasó cuando se conoció que una médica de la ciudad de Córdoba que prestaba servicios en una clínica local le dio positivo el hisopado de Covid-19. Estallaron las quejas y broncas con una persona que había venido a prestar una guardia en el servicio de emergencias. Nada más y nada menos.
Y acaba de pasar con el camionero de La Matanza que volvía de Tucumán y dio positivo  al ingresar de la provincia. ¡Pobre hombre! La catarata de insultos que recibió por ¿haberse contagiado? fue terrible y pone en evidencia lo sensible que estamos ante cualquier noticia negativa que arroje la pandemia.
Porque, mal que nos pese, algunos casos deberíamos tener. Sería lo normal y esperable de una zona que no es una isla y que está en interconexión permanente con ciudades donde hay circulación del virus.
La diferencia radica en que una cosa es que conozcamos el contagio de alguien que fue imprudente y lo condenemos por su conducta y otra muy diferente que midamos con la misma vara a quien presta un “servicio esencial” durante este tiempo tan complejo.
Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.