Último momento
recent

Independizarnos del miedo

La vuelta de la democracia y la amenaza siempre latente de nuevos “golpes” produjeron reflexiones increíbles y valiosas de un periodismo que cambió.

Si todavía hoy algún monólogo de Tato Bores o de los cuatro fantásticos de La noticia rebelde tiene actualidad es porque poco hemos cambiado como país, aunque mucho haya cambiado el mundo desde la década de 1980 a la fecha.
Y a propósito de la nueva conmemoración de la independencia argentina, quizás valga refrescar la memoria con una reflexión del fallecido periodista Carlos Abravaya que data del 9 de julio de 1987.
Después de reseñar que el 9 de julio original fue un momento de unión entre civiles y militares, es decir, de un momento sin “grietas” en nuestra historia, Abravaya lanzó una propuesta audaz: hacer una campaña para independizarnos del miedo.
Y enumera los miedos de aquel entonces: a los atentados, a la jubilación con la mínima después de haber aportado durante décadas al sistema, a los que siembran terror e inseguridad.
La propuesta era generar una independencia del miedo que podríamos relanzar durante este 2020 con nuevos motivos y miedos que hay que superar.
Independizarnos del miedo de que nos persigan por pensar como pensamos y decir como decimos, del miedo de que un gobierno nuevo borre todo lo bueno que hizo el gobierno anterior porque sí, del miedo de que la inflación y la estampida del dólar nos dejen al borde de un nuevo saqueo y desesperación.
Independizarnos de la idea de que estamos condenados y que ningún político -ahora y nunca- será decente y trabajará por el bien común.
E independizarnos del miedo de que la pandemia ya no alumbre nuevas solidaridades, que nos haga más mezquinos, menos comprometidos con el bienestar del otro. El miedo paraliza. ¿Para qué lo querríamos?

Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.