Último momento
recent

El virus llegó para quedarse

Nos internamos en este confinamiento en marzo con la ilusión de que unos pocos días sin contacto nos librarían del dichoso virus, pero no fue ni será así.

Todo el mundo viene hablando de la “nueva normalidad”, de la pospandemia, de lo que ocurrirá el día después de, y la mayoría cree que “ese” día no está tan lejos.
Sin embargo, la información con la que contamos nos asegura que no hay fecha de vencimiento para el coronavirus, salvo que esté lista una vacuna que nos inmunice o un tratamiento que nos cure.
Y aunque son incomparables los contextos, sí son comparables las situaciones que en el mundo viene viviendo la humanidad entera.
Al principio se decía que el virus moriría en el verano, que duraba menos por el calor, y hoy vemos que países de todo el mundo que en este momento disfrutan del verano no sólo lo tienen entre ellos sino que no pueden frenar la cadena de contagios.
En nuestro caso, se suponía que 30 días de encierro casi total lograría hacer desaparecer el virus, pero lo único que parece haber generado ese confinamiento fue que disminuyera la “letalidad” del sars-cov-2, no así su capacidad de contagio.
Y también se decía, transcurridos los primeros 45 días de aislamiento, que la situación podría prolongarse hasta septiembre. Pues bien, septiembre viene asomando las narices y no hay ni miras de que podamos decir “hasta aquí llegaste, coronavirus”.
Sería realmente milagroso que lleguemos al próximo enero y que el gobierno haya decidido que vuelven a permitirse los eventos masivos donde la gente ocupe menos de un metro cuadrado y comparta aire y fluidos con otros semejantes.
En el mientras tanto, lo mejor será que nos acostumbremos a que en la “nueva normalidad” el barbijo será parte de la indumentaria y que mantener la distancia y con medidas de higiene constantes será indispensable.

Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.