Último momento
recent

Agostina Lucchesi se convirtió en la primera enóloga en trabajar en la vitivinicultura caroyense

Proviene de la tradicional familia de Córdoba que elabora vinos y aceptó una propuesta de trabajo en bodega La Caroyense.

La vitivinicultura caroyense siempre fue un territorio dominado por varones, más allá de que en las viñas vienen metiendo manos las mujeres a lo largo de la historia.
Pero, en especial la elaboración del vino, no se conocían casos de mujeres monitoreando los procesos que llevan a convertir la uva en una bebida alcohólica.
Los caroyenses saben bien sobre los esfuerzos de Josué Bergagna y de Santiago Lauret, al frente de Bodega La Caroyense, de Alberto Nanini en la desaparecida bodega familiar Nanini. O de Daniel Visintini que, en su momento, fue el primer enólogo en producir un espumante sobre la base del típico frambua y que llevaba por nombre Lambruschino.
Y de las nuevas generaciones qué decir de Gabriel Campana, quien probablemente sea hoy uno de los mejores enólogos cordobeses, cuyas “mezclas” pueden saborearse en productos de distintas bodegas.
Y así como Susana Balbo se convirtió un día en la primera enóloga de Argentina, Master en Enología con medalla de Oro al mejor promedio, algún día le tocaría convertirse a Agostina Lucchesi en la primera enóloga en prestar sus servicios en Colonia Caroya.

Un apellido con tradición

Decir Lucchesi nos remonta a Villa del Rosario donde una familia de inmigrantes de la Toscana italiana fundó la bodega que ya lleva más de 70 años en el mercado.
Está claro que Agostina lleva ese sello impreso en el ADN, ya que tanto su abuelo como su padre se trasmitieron los saberes y la pasión por elaborar vino. Y a ella esa pasión no le resultó indiferente.
Pero es ella quien cuenta cómo salió esta oportunidad para trabajar en el rubro en otra zona con tradición e historia como es Colonia Caroya.
“Estudié en Mendoza y estuve trabajando en varios lados haciendo vendimias, hasta que en 2018 comencé a buscar algún trabajo más fijo y decidí contactarme con Santiago (Lauret) en las redes y le pregunté si no había algo. En diciembre del año pasado, me preguntó si quería venir a trabajar, hice las entrevistas y a principios de febrero empecé”, enumera Agostina.
“Tuve -añadió- mi primera vendimia en Córdoba este año y, sobre todo, con la uva Isabella a la que conocí formalmente después de haber escuchado sobre ella. La vendimia 2020 estuvo muy bien, buena cantidad de kilos y buena calidad. Vamos a tener buenos vinos este año”.
La enóloga Lucchesi tiene que aprender los secretos junto a Lauret de la extensa carta de productos que tiene la bodega, antes de poder pensar en algún producto nuevo o innovación.
“Mi apellido tiene mucha historia y mucha fuerza en lo que fue la vitivinicultura en Córdoba de muchos y muchos litros de vino, pero estoy contenta de llegar acá porque no es fácil porque estoy al lado de un grande como Santiago con toda su trayectoria y conocimiento”, destaca.
Cuando se le pregunta cuál sería “su” vino, Agostina no titubea: “Me gustan muchos los vinos blancos. Va por ahí”.
Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.