Último momento
recent

Nuestra zona avanzó mucho en 100 días de aislamiento, pero queda mucho por recorrer


Durante los primeros cien días de aislamiento-distanciamiento social preventivo y obligatorio, nuestro hospital COVID-19 solamente tuvo un internado ya que los otros casos detectados tuvieron tratamiento ambulatorio.

Toque madera, cruce los dedos, rece o invoque alguna fuerza espiritual o de la naturaleza. Elija la cábala que quiera y aplíquela para lograr que continuemos en este senda que nos ha ubicado como zona libre de coronavirus.
El último testeo positivo en nuestra zona data de hace una semana cuando se conoció que en Salsipuedes dos ciudadanos dieron positivo, pero que no necesitaron internación en nuestro hospital COVID-19, el Vicente Agüero.
En realidad y a esta altura de los acontecimientos, el departamento Colón no tuvo tanta casuística si se considera que de  los casi 90 casos confirmados, 56 correspondieron al geriátrico de Saldán y otros 14 a Villa Allende.
Y hablando de la microrregión que conforman, Caroya, Vicente Agüero, Sinsacate y Jesús María, no se reportan casos positivos desde el sábado 4 de abril, es decir ¡hace 85 días que no se registra coronavirus en estos pagos!.
Para las autoridades sanitarias y políticas de nuestra región, la preocupación está pues-ta en la enorme interacción que tiene la zona con la ciudad de Córdoba.
Hay un millar de personas que diariamente viaja de acá para allá, hay cientos de proveedores que vienen de allá para acá, y un incontable movimiento de personal médico y de la fuerza policial que nos tiene siempre en vilo. Y a decir verdad resulta imposible frenar ese intercambio como imposible resulta blindar la ciudad e impedir el ingreso/egreso de toda esa gente.

Avanzamos mucho y falta mucho todavía

Llámele como quiera: zona rosada, roja flexibilizada, o blanca. Significa que en nuestra zona hay muchísimas actividades que volvieron a una cierta “normalidad”.
Volvieron la construcción, los servicios profesionales, el servicio doméstico, el movimiento comercial y gastronómico, algunas actividades deportivas, academias de danzas, canto, centros de estética.
Cada una de ellas bajo ciertos protocolos cuyo cumplimiento depende más de la voluntad personal de cumplir que de la exigencia de cualquier cliente que no puede estar al corriente respecto de todo lo que se le exige a cada prestador de servicios.
Sin embargo, hay actividades que tendrán que esperar bastante tiempo antes de que vuelvan a permitirse.
No volverán en el corto plazo las guarderías ni los prejardines que dependen todos del sector privado. Les corre la misma suerte que la educación formal en todos sus niveles.
Tampoco hay noticias de corto plazo para el turismo, los espectáculos masivos, los deportes colectivos, las visitas a geriátricos, los cines, los natatorios, los hoteles, los autódromos, los salones infantiles y los salones de fiesta.
La lista también incluye a los clubes, las ferias de artesanos, los gimnasios, los parques de diversiones, las reservas naturales y los museos.
Muchas de esas actividades vienen esperando una autorización del COE para poder ser incluidas en las demás flexibilizaciones que ya vimos. Para muchos de ellos, el panorama económico va de gris a negro.
Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.