Último momento
recent

La gente "normal" también mata

Durante años le hemos puesto diferentes adjetivos a los homicidas para poder clasificarlos en una especie diferente a la de la gente llamada “normal”.

Todo crimen es monstruoso, atroz, aberrante, horrible, pero no todo criminal es un monstruo ni comete atrocidades ni aberraciones ni hace cosas horribles.
Ésa ha sido una costumbre de la comunidad: la de ponerle una etiqueta a alguien para sacarle todo atisbo de “normalidad” y poder excluirlo del círculo en el que se desenvuelve la gente “normal”.
Han coincidido las comunidades en dotar a los criminales de ciertos rasgos animales para poder distinguirlos de nuestras civilizadas costumbres.
Es como decir que ese criminal nunca fue capaz de vivir en comunidad y su crimen configura la excepción y no la regla.
Pero a veces la gente más corriente, la que menos animal o inadaptada es, comete un crimen que deja perpleja a la comunidad y no alcanza ninguna etiqueta para clasificarlo.
¿Cuántos casos hemos visto y lamentablemente seguimos viendo de parejas o exparejas que terminan con la vida de una mujer solamente porque decide separarse?
¿Cuántos casos vimos y seguimos viendo de hombres que eran pura simpatía, cordiales, solidarios y, sin embargo, decidieron cometer un crimen en contra de la madre de sus hijos?
En la mayoría de los casos, ni siquiera sabíamos que eran violentos en el ámbito intrafamiliar. Pero, claramente, no les cabía el adjetivo de monstruos o de animales hasta que cometieron algo monstruoso o de cierta animalidad.
Pero el monstruo es una creación imaginaria y el animal comete un crimen para satisfacer sus instintos o de preservación o por hambre.
Empecemos a darles el nombre que les corresponde y asumamos que como comunidad hemos fallado sino logramos que respeten la vida ajena y las decisiones del otro.
Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.