Último momento
recent

A ninguno le fue indiferente

Probablemente pocos momentos históricos hayan generado tantas dudas como la pandemia que nos ha tocado vivir en lo que va del 2020.

Te dicen que lo que nos pasa es similar a lo que pasa durante una “guerra”, pero sabés no se disparó ni una sola bala.
Te dicen que los efectos en la comunidad serán iguales a los de una guerra, que habrá secuelas, gente atemorizada, economías arrasadas, y millares de afectados en su salud mental y emocional.
La metáfora sobre la guerra quizás no sea la que más se acerque a las consecuencias que dejará esta pandemia del coronavirus.
Porque en muchas guerras que conocimos o sobre las que leímos siempre había “neutrales”, gente que la veía desde afuera, que no participaba y que, de hecho, hasta podía hacer negocios durante la posguerra.
Incluso en aquellas guerras, las grandes potencias resultaban ganadoras, mientras que en esta pandemia sólo hemos visto como los grandes apilaban millares de muertos con sus sistemas de salud colapsados y corriendo detrás de una vacuna o un tratamiento para mitigar tanto desastre.
Será, seguro, un tiempo histórico que no olvidaremos, del que escribirán los libros en el futuro y sobre el que podremos aportar nuestras vivencias y perspectivas, aprendizajes y fracasos.
El deseo íntimo de muchos es que de esta pandemia salgamos mejores, aunque sepamos que  no hay tantos antecedentes de mejores comportamientos después de una catástrofe.
Lo que sí es seguro es que esta pandemia, en algunos lugares del planeta, movilizó a los solidarios, los hizo empáticos con quienes más padecieron los meses de encierro, sin trabajo, sin recursos y hasta sin espacio para hacerlo vivible.
Los solidarios serán siempre la razón para pensar que cualquier utopía es posible, para mantener encendida la luz.

Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.