Último momento
recent

“No existe argumento científico que acredite la conveniencia de modificar el estatus epidemiológico de esta ciudad”

Lo señalaron profesionales de la salud del Hospital Vicente Agüero, tras una asamblea realizada el pasado martes. Piden que la zona quede en zona roja.

Una asamblea del equipo de salud del Hospital Vicente Agüero, que tuvo lugar el pasado martes 28 de abril, resolvió expresar su “profunda preocupación ante los claros intentos de modificar el estatus de la ciudad de Jesús María, de zona roja a zona blanca, en lo concerniente a la situación de pandemia por COVID-19”.
“Dicho status –señala el comunicado- no se corresponde con la existencia o inexistencia de casos en el lugar sino con la pertenencia de dicha ciudad al conglomerado del Gran Córdoba, lugar donde efectivamente existe circulación viral, evidenciada en los resultados de hisopados confirmatorios, y presencia de casos con eventual internación en salas comunes y unidades de cuidados intensivos destinados a pacientes con COVID-19”.
La enfermedad –explicaron los profesionales- resulta altamente contagiosa, con variada morbilidad en los diferentes grupos etarios (no sólo en ancianos) y con potencialidad letal en personas con comorbilidades muy prevalentes en nuestra zona tales como diabetes, obesidad, hipertensión arterial, enfermedad cardíaca, entre otras.
Por otra parte, y más allá de la pertenencia al conglomerado referido, nuestras poblaciones representan lugares de paso con elevado flujo de vehículos y personas, las cuales con un simple permiso de circulación pueden desplazarse sin mayores dificultades e, incluso, superar los testeos eventuales de temperatura por error en los dispositivos de medición o porque simplemente, incluso portando la infección, éstas no presentan sintomatología.
“A título informativo, no existe hasta el presente ningún estudio de prevalencia de anticuerpos contra el COVID-19 en nuestra zona y, por lo tanto, se desconoce qué porcentaje de la población presenta inmunidad contra el virus y que porcentaje resulta susceptible”, destaca el comunicado.
Pero, además, está el hecho fáctico de lo sucedido en ciudades próximas a Córdoba, tales como Villa Allende (13 casos), Mendiolaza (6 casos), La Calera (3 casos), Colonia Caroya (2 casos), Cerro Azul (1 caso), Río Ceballos (1 caso), Salsipuedes (1 caso), Saldán (55 casos), cifras que ponen de manifiesto un riesgo potencial porque, además, son también localidades cercanas a Jesús María.
Es decir, no existe argumento científico que acredite la conveniencia de modificar el estatus epidemiológico de esta ciudad.

Argumentos firmes

“Qué motivos superiores a la salud y la vida pueden entusiasmar a las autoridades a alentar la suspensión de las medidas de resguardo”, se preguntan los referentes del hospital antes de cuestionar los dichos concretos del intendente Luis Picat que dijo que se establecerían protocolos para el desenvolvimiento de las diferentes actividades.
“Hemos advertido enormes dificultades para obtener elementos de resguardo y establecer pautas de bioseguridad, aún en personal capacitado para la emergencia. ¿Qué podrá lograr en materia de bioseguridad para los trabajadores un jefe de personal o un funcionario alentado por la trasnochada idea de que el peligro ya no existe?”, marcaron con dureza y advirtiendo que generará en la gente  el relajamiento del cuidado.

Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.