Último momento
recent

Iván y Julia hacían el viaje de sus sueños por Sudamérica, pero la pandemia los encontró varados en Jesús María


Julia Varushyla e Ivan Shoshyn son de Bielorrusia y están en Jesús María desde que comenzó a regir el aislamiento social preventivo y obligatorio. Antes de eso, venían de una recorrida de un año y medio por Sudamérica hasta que les tocó la cuarentena.

En línea recta, Gómel (Hómiel o Hómyel) está a 13 mil kilómetros de Jesús María. Es la segunda ciudad más importante de Bielorrusia y tiene alrededor de 800 mil habitantes.
Allí, se conocieron hace una década Iván y Julia y, desde entonces, son pareja. Ambos son médicos, aunque para poder ejercer les falta un año de práctica que es lo que se exige en su país para la habilitación.
Julia está convencida de que quiere ejercer la medicina; Iván, no tanto. Es que desde 2018 vienen embarcados en el viaje de sus sueños: conocer Sudamérica.
Iván es extrovertido, muy simpático, animado para la charla y se las arregla bastante bien para dialogar en Español, un idioma que aprendieron a hablar durante el viaje que arrancó en octubre de 2018 y ya los llevó por Brasil, Bolivia, Perú, y Ecuador, además de nuestro país.
Julia es más introvertida y tímida, hasta que entra en confianza y se anima a expresar sus opiniones e ideas. En un momento, dice que las películas ayudaron a crear una imagen de su país y de la vecina Rusia como lugares fríos y oscuros, pero que eso no es verdad y cuenta que en el verano hace mucho calor y que es posible comer frutillas o sandía.
Durante este viaje, es la segunda vez que pasan por Argentina de la que conocieron La Pampa, Patagonia, Salta, Jujuy, Misiones, Neuquén y Mendoza. Andan con sus mochilas a cuestas y en plan austero, además del infaltable mate, una costumbre que se les prendió en el corazón.
La declaración de la cuarentena los agarró en la ciudad de Córdoba a la que habían arribado hacía muy poco, pero de la que quisieron salir rápidamente. En la ruta, el médico pediatra Diego Almada les dio un aventón hasta Jesús María donde quedaron varados desde el 20 de marzo.
Durante los primeros 50 días fueron huéspedes de la Fundación Casa de Matías y convivieron con la familia Rodríguez durante todo ese tiempo. Después, el dirigente scout Claudio Aguirre les ofreció una casita que había pertenecido a su abuela y el resto del tiempo estuvieron alojados allí.
En el primer diálogo con Primer Día quedó claro que nuestras culturas son extremadamente diferentes, pero también que hay gente hospitalaria y solidaria en cualquier parte del mundo.
Están muy agradecidos por lo que la gente de nuestra zona hizo por ellos.
“La gente de acá nos ayudó bastante y les agradecemos mucho. Estamos tranquilos, tenemos comida y las cosas para vivir. Si algún día van de visita a nuestro país van a tener una buena cama donde descansar. Vivimos una buena experiencia y guardamos en la memoria a esta ciudad, Jesús María, donde gracias a Dios estamos bien”, comienza diciendo Iván.
Julia asegura que la tecnología fue clave para que no se sientan tan solos: “Hablamos con la familia y los amigos todos los días y es muy cómodo para nosotros. Allá, les ayudó a entender que en Jesús María estamos más tranquilos que en la ciudad de Córdoba o en Buenos Aires. Estamos felices de estar acá”.
Mientras esperan un posible vuelo de repatriación, la pareja probó el fernet, el asado, y la música del Chaqueño Palavecino, además de acumular muchos y nuevos amigos.

Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.