Último momento
recent

El comercio de Jesús María se hizo escuchar y reclama volver paulatinamente a trabajar

La noticia de que la zona podría quedar flexibilizada del aislamiento y la posterior decisión de sacarla de esa situación, motivó un cacerolazo durante la mañana del jueves.

Jóvenes Empresarios de Jesús María, con el respaldo del Centro Comercial e Industrial de Jesús María, relevó la situación del comercio en la ciudad entre el 4 y el 18 de abril e informó sobre los resultados el 20, con resultados preocupantes de cara al futuro.
Entre los datos más salientes surgió que el 80% de los titulares de comercios o prestadores de servicios no son propietarios del local donde desarrollan la actividad. El 44% tiene menos de cinco empleados y el 13,2% de seis a diez empleados. Un 39,2% no tiene empleados.
El cóctel resultante para muchos de esos comercios  o para profesionales independientes resulta devastador. Para ellos, el alquiler, el costo de la energía, AFIP, e Ingresos Brutos tiene una incidencia extremadamente alta. Y no pudieron trabajar ni facturar prácticamente nada porque sus actividades estuvieron impedidas de hacerlo y tampoco hubo gente circulando para adquirir productos/servicios.
Hoy, tienen dificultad para pagar a proveedores, impuestos, cancelar sus créditos o préstamos, y tampoco pueden realizar la cobranza a clientes.
A la pregunta sobre ¿Cuánto tiempo considera que su empresa podrá funcionar atendiendo las dificultades que marcó previamente?, un 35% señaló que de uno a dos meses, un 28% de dos semanas a un mes, y un 15,9% de una semana a dos semanas.
Por eso, cuando se conoció la noticia original de que el COE Central dejaba a Jesús María en zona blanca (decisión que luego se retrotrajo al principio) hubo cierto alivio y unas reuniones virtuales con las autoridades comunales aliviaron la preocupación.
Claro, lo que no se esperaba era que el COE admitiera que se había equivocado en la valoración y que, si había puesto a la estrecha vecina en zona roja, lo lógico era que toda la región quede en ese mismo estado.

A cacerolear un rato

Durante la noche del miércoles, comenzó a circular un mensaje de algunos comerciantes respecto de manifestarse ruidosamente durante la mañana del jueves, puntualmente a las 11, para pedir por una flexibilización de las actividades que todavía no están exceptuadas.
Y a las 11 de este jueves, comerciantes de distintos rubros que hoy subsisten gracias a un poco de venta modalidad delivery hicieron sonar bocinas, alarmas, cacerolas y ollas, o simplemente aplausos en reclamo por una flexibilización que les permita vender respetando las medidas preventivas de distanciamiento, uso de tapabocas, provisión de artículos de higiene para los compradores, y medidas de seguridad para empleados y propietarios.
Un comerciante con 29 años de trayectoria en la ciudad y que se dedica a la venta de ropa junto a su familia lo ejemplificó así: “Quiero venir a mi local y no tener que moverme con sigilo como si fuera un delincuente, temeroso de que crean que estoy haciendo ilegal. Quiero poder cobrar cuentas a mis clientes, hacer alguna venta cumpliendo con los mismos protocolos de otros comercios que sí están autorizados”.
Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.