Último momento
recent

Femicidio de María Eugenia: los dos condenados apelaron sus respectivas sentencias

Los únicos condenados en la causa apelaron las condenas que les fijó la Justicia.
Jeremías Sanz, hijo de María Eugenia, presentó un recurso de casación ante la 8ª Cámara del Crimen, al igual que Nicolás Rizzi.

El 17 de diciembre pasado, la Cámara del Crimen de 8ª Nominación constituida con jurados populares decidió en forma unánime condenar a la pena de prisión perpetua a Jeremías Sanz (24) por haberlo encontrado culpable de homicidio triplemente agravado en contra de su madre, María Eugenia Cadamuro.
Después de 15 agotadoras audiencias, la Cámara aceptó el pedido del fiscal Hugo Almirón para que considerara que el crimen había incluido alevosía y violencia de género, además del agravante por el vínculo. Se trató, además, de uno de los primeros juicios en que la violencia de género se le aplicó a una relación madre-hijo.
Diez días más tarde del primer fallo, en juicio abreviado, Nicolás Rizzi aceptó haber cometido el delito de encubrimiento agravado y le dieron una sentencia de tres años de prisión, aunque recuperó la libertad, tras haber pasado poco más de un mes y medio en el establecimiento carcelario de Cruz del Eje.
Rizzi aceptó haber colaborado en el enterramiento de la mujer junto Sanz. Ambos compartían una casa en Sinsacate y mantenían una relación de amistad, aunque en el juicio quedó claro que podrían haber tenido algunos negocios marginales y fuera de la ley.
El 13 de febrero, la Cámara integrada por los vocales Juan Manuel Ugarte, Eugenio Pérez Moreno y Marcelo Jaime, hizo públicos los fundamentos de la sentencia en un voluminoso escrito de 561 páginas.
Marcelo Brito, abogado defensor de Jeremías Sanz, mucho antes de que se conocieran los fundamentos había anticipado que, si era necesario, llevaría la causa hasta las cortes internacionales. Más allá de esa declaración –formulada al calor de una sentencia adversa- lo concreto es que ya comenzó la vía recursiva, primero, con la presentación de una aclaratoria sobre las costas del juicio y, luego, con un recurso de casación ante la Cámara 8ª que todavía no ha sido contestado.
Paralelamente, el abogado Emilio Faraudo también elevó un recurso de casación a la Sala Penal del tribunal Superior de Justicia en el que plantea que su defendido, Nicolás Rizzi, pese a haber admitido su culpabilidad no le corresponde condena porque estaba amparado en la figura de la excusa absolutoria.
Dicha figura se aplica a los padres, hermanos, parientes y amigos estrechos de los que se supone que podrían faltar a la verdad para esconder el delito cometido por un familiar cercano. Rizzi se escuda en la presunta amistad íntima que sostenía con Sanz para haberlo encubierto sobre el homicidio del que el otro era penalmente responsable. En pocas palabras, asume que cometió un delito, pero que no le corresponde condena porque lo ampara ese “salvoconducto” legal.

Los hechos

María Eugenia desapareció de Jesús María el 15 de marzo de 2017. Tres meses después, fue hallada enterrada en un campo cercano a Villa Gutiérrez. Fue ultimada –entre las 20 y las 22- de dos escopetazos calibre 16.
Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.