Último momento
recent

Los primeros números de la Doma invitan a ser optimistas

Entre las entradas anticipadas y las que ya se cortaron durante el primer fin de semana, se redondea un interesante número.
Aunque es prematuro señalar si se mantendrá la misma tendencia durante todos los días y si el clima será aliado o escollo para la realización.

¿Cuál será el secreto para lograr un promedio de 15 mil entradas por noche y llegar a la barrera de las 170 mil entradas vendidas? Las ediciones 51 y 52 dejaron al Festival de Doma y Folklore muy cerca de esa marca.
El Festival de Jesús María nació grande y la afirmación no representa ninguna megalomanía sino que tiene sustento cuando se compara con criterio histórico lo que pasó hace 55 ediciones con este enero.
Durante la primera edición, con casi nada de la infraestructura actual, concurrieron 45 mil espectadores en 9 noches y se recaudaron 7,6 millones de Pesos Moneda Nacional. Ni siquiera estaba construido el anfiteatro José Hernández y el escenario era un acoplado de un camión. En el oeste del predio, había un gigantesco ombú.
En todo Córdoba vivía, durante la década de 1960, alrededor de 1,7 millón de personas. Hoy, claramente la cantidad de personas que vive en la provincia duplicó aquella marca. Y el anfiteatro José Hernández sumó tribunas como para permitir que la gente acceda a un lugar cómodo para disfrutar del espectáculo.
Por ese motivo, no es descabellado pensar que el Festival pueda arribar a la marca de 170 mil espectadores en cualquier momento. Además de la grilla atractiva y del precio razonable, depende de la ayudita extra que tiene que proporcionar el clima.

Comienzo con optimismo

En la noche previa, entre 7 y 8 mil espectadores (la mayoría locales) aprovechó la gratuidad del evento y se apareció por el José Hernández. Una buena decisión fue acomodar a buenos y variados grupos locales en el escenario Martín Fierro ya que sus conciertos fueron bien celebrados. Los Vizcacheros, Cuerdas del Norte, y Otro Plan  mostraron que están a la altura.
Y la jornada inaugural del pasado viernes trajo aparejada una taquilla de 21 mil entradas vendidas con la combinación de Manseros Santiagueños y Ulises Bueno.
No se podía caminar ni dentro ni fuera del anfiteatro durante esa jornada y quedó flotando la idea de Onofre Paz de Los Manseros de actuar una segunda noche. Alguna vez se tomó esa decisión con Chaqueño Palavecino a quien hicieron tocar un martes y el segundo sábado en la misma edición.
También fue interesante la taquilla del primer sábado con Jorge Rojas que aportó otras 14 mil entradas para trazar la marca de 35 mil tickets cortados en dos noches.
Vale rescatar que el festival hizo público, a través del presidente en uso de licencia Nicolás Tottis, que ya había alrededor de 30 mil entradas vendidas.
Y hay buenas duplas en la grilla como para pensar que están dadas las condiciones para una buena marca de público e, incluso, para algún récord.
Resta el carnaval jujeño más La Barra, la chaya riojana más Damián Córdoba, el regreso de Abel Pintos tras una edición de ausencia, Chaqueño Palavecino más Los Palmera, Soledad, y el Indio Rojas más Damas Gratis.
Y de yapa, uno de los artistas de trap del momento y con proyección internacional, Paulo Londra, para el lunes extra donde está centrada una expectativa de convocatoria importante.
Rezos, cábalas, desvíos energéticos y hasta alguna brujería será necesaria para lograr el techo de convocatoria tan esperado, tan cercano y tan difícil de conseguir hasta ahora. Pueda que el 2020 traiga esa sorpresa. Ojalá que así sea.
Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.