Último momento
recent

Jesús María frente al imprevisto

Difícil prepararse ante un accidente fatal, pero sí es posible conjeturar que una ciudad puede lucir repleta e hipertransitada. Urge mayor interacción público - privado.

Que no se lleven mal o que haya una relación protocolar cordial entre ambas, no significa en absoluto que la Municipalidad de Jesús María y el Festival de Doma y Folklore hayan trabajado coordinadamente durante la edición 55.
Alguno argumentará que la primera se circunscribe al “afuera” del estadio y que el otro se limita al “adentro”, pero eso tiene una veracidad limitada.
Porque muchos turistas que terminan “adentro” primero estuvieron “fuera” y en esa transición es en la que hay que trabajar coordinadamente.
¿Por que? Citemos por caso la noche de Los Palmeras y de Chaqueño Palavecino en la que, alrededor de las 21, la organización del festival anunció que no había más entradas para vender. Afuera se armó un caos de gente furiosa que, incluso, terminó agrediendo a los colaboradores del festival que estaban trabajando en ese momento en las boleterías.
Por un rato prolongado, esa situación tuvo lugar en el “afuera” sin que nadie de “adentro” supiese cómo reaccionar y cómo contener a una muchedumbre que protestaba con razón.
Uno piensa que si hubiese habido una buena coordinación entre ambas instituciones se podrían haber zanjado esas diferencias y el resultado podría haber sido otro.
Hubiesen sido necesarios “informantes” que caminen la cola de ingreso para explicar a los asistentes que faltaban comodidades y que, probablemente, llegar hasta la boletería no garantizaba la adquisición de la entrada.
En ese tipo de escenarios es que lo público y lo privado deben estrechar sus lazos porque la experiencia positiva del visitante debe ser una prioridad para que estar en nuestra casa sea placentero para todos.
Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.