Último momento
recent

Para el tiempo que comienza

Independientemente de las simpatías o antipatías partidarias, va siendo hora de que pongamos nuestras energías en desearle el bien a quienes van a gobernarnos.

En nuestra zona, tres radicales y un justicialista gobernarán Jesús María, Sinsacate, Colonia Vicente Agüero y Colonia Caroya, respectivamente. Y a nadie se le ocurriría desearles que les vaya mal mientras gestionan obras y servicios para el “vecindario”.
Por el contrario, una mayoría desea que entre los cuatro dirigentes puedan ponerse de acuerdo en temas de orden regional que redunden en nuevas oportunidades económicas para la totalidad.
Y una mayoría está convencida de que a todos ellos les debería resultar igual de fácil acceder a obras financiadas por el gobierno de Córdoba o el gobierno Nacional, más allá de las diferencias partidarias que puedan enarbolar nuestros dirigentes con cualquier dirigente provincial o nacional.
En resumen, hay un manifiesto deseo de que, a diferencia de otros períodos, no sea necesario militar en determinado partido para poder ser beneficiario de alguna obra o servicio financiado por las administraciones centrales.
Suena tonto enunciarlo, y hasta pueril. Pero resulta imprescindible ponerlo en palabras porque la totalidad de la ciudadanía cordobesa, en mayor o menor medida, se ha visto perjudicada o favorecida dependiendo de cómo se haya alineado en las elecciones.
Y huelgan los ejemplos de ambas jurisdicciones en los que toda o una parte de Córdoba fue  castigada o ayudada, gracias o culpa de su dirigencia.
Por citar un ejemplo cercano, intendentes del norte cordobés aseguran que el gobierno de Córdoba favoreció en los últimos cuatro años más a los distritos que fueron gobernados por intendentes justicialistas.
Y vale recordar como le fue a la provincia mientras era gobernada por De la sota y la Nación por Cristina Fernández. Pensar en un modo distinto de reparto, entonces, es imprescindible.
Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.