Último momento
recent

De sospechoso a imputado: a Nicolás Rizzi lo acusaron de encubrimiento agravado

Fue la noticia judicial más relevante de la semana, mientras se sigue sustanciando el juicio en contra de Jeremías Sanz por la muerte de su madre, María Eugenia.

Casi para el mismo tiempo en que Jeremías Sanz fue detenido por privación ilegítima de la libertad en contra de su madre, allá por el 31 de marzo de 2017,  Nicolás Rizzi ya era sospechoso para la Fiscalía de Instrucción de Jesús María.
Rizzi compartía vivienda con Sanz, pese a que se llevan 8 años de diferencia, y también realizaban algunas actividades ganaderas afines. Rizzi con vacunos y Sanz con porcinos. En principio, por lo declarado hasta ahora no eran socios ni compartían ganancias.
Tampoco eran amigos de toda la vida ni tan íntimos como intentan hacer acreditar desde el entorno de Jeremías. Lo que sí es cierto es que a algunos negocios agropecuarios los cerraban en conjunto.
Nicolás Javier Rizzi (31) desde que su “amigo” Jere está preso en el establecimiento carcelario de Bouwer jamás lo fue a visitar. Ni en una sola oportunidad. Lo suficientemente extraño para alguien tan “intimo”.
¿Por qué era sospechoso para la Fiscalía? En primer lugar, porque una serie de peritajes lo ubicaban en cercanía de Sanz durante los cruciales días de la desaparición y muerte de María Eugenia Cadamuro, entre el 15 y el 16 de marzo de 2017.
Pero también porque una serie de testigos los ubicaban juntos en esta fecha, hecho que no solamente constaba en el expediente de la instrucción penal de la causa sino que se ratificó ahora en el juicio.
En tercer término, porque su propio relato de lo acaecido en ese entonces se contradijo con lo que atestiguaron terceros.
En su momento y a tenor de lo dispuesto en el artículo 80 del Código Procesal Penal se le “avisó” que venía siendo investigado y que podía nombrar abogado. Desde ese entonces, cuenta con el patrocinio del penalista local Emilio Faraudo.

Los sospechosos de siempre

La preocupación del joven también estaba fundamentada en que el fiscal Guillermo Monti tenía que recibir el cotejo genético de unos guantes aparecidos en el lugar del enterramiento de María Eugenia y para el que a Rizzi se le había hecho un hisopado. En la larga cadena de indicios sospechosos, que diera positivo el cotejo genético daba lugar al paso siguiente: la imputación.
Y aunque el resultado del cotejo, según trascendió de fuentes vinculadas a la causa, estaba listo hace un tiempo, la Fiscalía de Instrucción decidió hacer público ese dato con un movimiento trascendente.
Primero se le imputó encubrimiento agravado (por haber ocultado la comisión de un delito grave) y, acto seguido, se ordenó la detención.
Era jueves por la noche, pasadas las 22.20, y Rizzi fue abordado en cercanía de su domicilio cuando se bajaba de la camioneta Ford F-100. Pasó la noche del jueves en la alcaldía de la comisaría local y el viernes por la mañana se lo trasladó a tribunales para que hiciese nombramiento de abogado. Allí, ratificó a Faraudo, quien pidió que su cliente fuese al establecimiento carcelario de Cruz del Eje, petición que fue aceptada por el fiscal.
El respetado penalista local en una pequeña rueda de prensa fue categórico respecto de su opinión respecto de la imputación y de lo que se viene: ““No hay abogados, ni fiscales, ni jueces que condenen, ni abogados que saquen. Acá son las pruebas las que mandan, hay que ser objetivos y honestos en esto. No hay que hacer jueguitos para la tribuna, como hacen algunos colegas que vienen de Córdoba, y que hablan y gritan”.
Cuando sea citado a declarar, Rizzi podrá abstenerse de declarar, podrá negar los hechos y abstenerse de someterse a la posterior indagatoria del fiscal, o podrá aceptar ser interrogado.
El delito por el que es acusado puede o no ser excarcelable porque tiene un mínimo de uno y un máximo de seis años de prisión.
El problema es que si no declara el fiscal podría solicitar su prisión preventiva, interpretando que si lo deja libre se puede fugar o entorpecer la causa, y pasar hasta dos años detenido mientras su causa se sigue investigando hasta que se eleve a juicio.
Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.