Último momento
recent

Zarela Moyano de Toledo, la docente que sigue inspirando a generaciones

La institución que lleva su nombre llevó adelante una profunda investigación sobre su vida.

Por: Marianela Tabbia (De nuestra redacción)

Mujeres en la educación. Así se tituló el primer conversatorio abierto a la comunidad que organizó el espacio terciario. Tres mujeres profesionales tomaron la palabra, invitadas para, desde su perspectiva, aportar sobre el debate que se ha vuelto materia ineludible en la sociedad. 
El contexto histórico del último siglo estuvo a cargo de Patricia Roggio mientras que la directora del Museo de la Ciudad Luis Biondi, Carmen Moyano narró las experiencias de los museos locales para incluir la perspectiva de género en su actividad cotidiana. Finalmente, Susana Tobin cerró la jornada brindando detalles de quien fue su abuela, Zarela. 

Mirada introspectiva 

Sol Altamira, docente de la institución, explicó cómo surgió esta iniciativa. “Siempre nos referimos al Zarela por esto de que es el instituto. Cuando nosotros nos mudamos, nos damos cuenta que el cartel del instituto no está puesto correctamente y empezamos a problematizar en lo interno de la institución, qué pasa con el nombre para llegar a preguntarnos qué pasa con nuestra identidad”, sostuvo. 
“Salir un poco de la específico del aula -continuó- y poder empezar a darle más forma a lo que es el enfoque institucional, poder darle forma a esto que decimos de estar haciendo escuela desde la perspectiva de género, con la mirada de los derechos humanos (…) tenemos que reconocer y honrar otras memorias de quienes soñaron de repente, una casa de estudios para mujeres del ámbito regional que en determinado momento, no tenían la posibilidad de acceso a Córdoba. Esta gesta también tiene que ver con visibilizar y garantizar derechos laborales, educativos y formativos que merecen ser recuperadas y reconocidas”. 
Por su parte, la profesora Paula Decanini resumió el trabajo que realizaron mediante una encuesta para conocer cuánta información tenían los alumnos al respecto. El 55% no había notado el error del cartel que cuelga a la entrada de la institución mientras que la mayoría desconocía quién era Zarela. Todos esos datos dispararon una investigación que recién comenzó pero que ya dio sus primeros frutos. 
“Sabíamos que había sido directora del colegio Gendarmería Nacional, escuela 21 en aquel momento. Ahí firmaba con la D pero no sabíamos qué otro nombre tenía y descubrimos que era Daría, Zarela Daría Moyano de Toledo. Empezamos a investigar donde había estudiado que fue en el Carbó en Córdoba. Fue muy amiga de Rosario Vera Peñaloza (docente y pedagoga por quien se conmemora el Día de los Jardines de Infantes), un símbolo para la educación y las maestras jardineras. Hay lemas que ella tenía sobre la educación y que nosotros lo tomamos para revalorizar, por ejemplo una de las frases que ella decía era ´unión dentro y fuera de la escuela´”, recordó. 

Familia docente 

Zarela nació el 25 de octubre de 1882 y murió el 12 de noviembre de 1969 luego de dedicar gran parte de su vida a la educación. Susana Tobin recuperó, a través del relato, parte de la historia de su abuela materna: “Se recibió de maestra en 1903 en lo que hoy es el colegio Carbó, en ese momento era la Escuela Normal Nacional de Maestras. En esa época se recibieron cinco maestras, el gobernador las invitó a tomar el té y ahí le dieron un puesto a cada una. Inició su carrera docente en Luxardo, al sur de Córdoba desde 1904 a 1912. Como estaba sola allá, pidió traslado y se hizo cargo de una escuela primaria en Jesús María”. 
Fue maestra y directora de la Escuela Gendarmería Nacional hasta 1939, momento en que se jubiló. Pese a ello, nunca abandonó a sus alumnos quienes la visitaban asiduamente. También se dedicó a las obras de caridad para ayudar a quienes más lo necesitaban. 
“Era una mujer muy culta, educada y le gustaba leer mucho. Nos tenía cortitos, nos hacía leer y nos criticaba, después nos hacía comentar las noticias. No era tan demostrativa porque tuvo una vida dura, crió a sus cuatro hijos sola porque su marido falleció a raíz de un accidente, al poquito tiempo de nacer su hija más chica que tenía meses. Ella luchó para que sus hijos estudiaran, incluso las tres mujeres fueron maestras también y nos inculcó la vocación docente. Tuvo once nietos de los cuales siete hemos sido docentes”, describió. 
Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.