Último momento
recent

Samuel Majul y su puñado de canciones que piden “pista”

Nómade en su vida, nómade cuando compone, nómade de banda, pero sedentario en la canción.

Entre Totoral, Jesús María, Colonia Caroya y la ciudad de Córdoba, viene transcurriendo la vida del virtuoso tecladista y compositor Samuel Majul.
Es que no se concibe a sí mismo quedándose quieto y su empeño por vivir de la música lo hace estar todo el tiempo en movimiento. Él se define a sí mismo como nómade, pero también le vendría bien “mutante” porque tampoco se niega al cambio y eso se nota en su música.
Tiene un pequeño éxito entre manos, Tiam, una canción que con un poco de ayudita de “aliados” podría abrirle otras ventanas.
Tiam está en la red de streaming Spotify y a la fecha cuenta con alrededor de 2500 reproducciones, un bonito número para un músico que no pertenece a ningún mainstream, que no tiene manager, y que proviene de una región que musicalmente nunca hizo nacer a una estrella de pop/rock.
Los arreglos suenan muy prolijos, arrancan con una guitarra a lo ‘Dante Spinetta’ un tanto funky, una pulsión de bajo con slap, y delicados arreglos de teclas. El autotune, en este tema, no oculta los defectos del cantante porque no los tiene.
Esperando igual suerte, al menos en la cantidad de reproducciones, están otras canciones de Samuel Majul en Spotify: Bellas artes, Blanca, IncopelusaAlgo especial (cover de La Morsa Light), y Palmeras, un cover de Louta. Todas ellas tienen en común cierto encasillamiento en lo que podrían denominarse canciones mid-tempo, aptas para chill out, como música de fondo para cualquier fiesta animada.

Nada de promesa, ¡presente!

En nuestra zona, Samu ya fue parte de Cynimus y de Niño, dos bandas de estilos bien diferentes. Y, tras alejarse de ambas bandas, se acopló a los Paracaídas de la ciudad de Córdoba.
Tiene 24 años y un par de materias por delante antes de recibirse de instrumentista, pero la academia sólo le sirve a los fines del intercambio.
“Con Jere (Jeremías Quinteros, de la banda Paracaídas) y otros compas siempre decimos que levantás una piedra y sale un músico, pero descubrimos que somos adictos a seguir haciendo canciones, más allá de lo que suceda”, reflexiona el músico de nuestra zona.
 El tecladista reconoce que estar en Spotify o que algún músico decida compartir un tema tuyo en una “lista” te permite expandir tus horizontes.
“Más allá de eso (estar en una lista) que te da satisfacciones y orgullo, lo real es que no nos imaginamos la vida sin hacer canciones, o de otra forma”, completa.
Desde luego que a Samuel no le es ajeno el hecho de que la música se hizo menos “académica” con la modernización tecnológica: “Hoy, se democratizó el acceso a grabar música, con un compu medio pelo y los programas correctos podés hacer cosas zarpadas. El combo perfecto es una compu con un controlador midi, un teclado que no tiene sonidos y podés hacerle sonar lo que quiera. Para mí que me considero una persona que hace síntesis, que fabrica sus instrumentos en el sintetizador, me resulta complejo de analizar. Me gusta que sea así de fácil la cuestión de poder hacer canciones, pero tampoco permitir que lo haga todo la compu. Está bueno conocerse a uno para poder manipular y que la personalidad de la canción no termine siendo de la computadora”.
Para Samu, las cosas sobre las que hay que contar son las que salen de la propia vida aunque ficcionalizadas: “A lo que más le he cantado son a las cuestiones relacionales, no necesariamente románticas, sino del mundo donde hay mucha humanidad. Encontrarme con alguien que me voló la cabeza y me chupó el cerebro porque esas cosas me funcionan”.
Ojalá que Tiam sea el primer One Hit Wonder en la carrera de Samuel Majul, el primero de una sucesión de grandes temas. Se recomienda escucha atenta.

Escuchá Tiam de Samuel Majul en el link de abajo



Mirá el video de Incopelusa de Samuel Majul



Acá, abajo, podés escuchar Bellas Artes de Samuel Majul

Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.