Último momento
recent

La necesidad de “chequear” todo

Bulo le dicen en España, Fake news en Estados Unidos, Desinformación en Argentina. Le hacen daño primero a la democracia antes que perjudicar a un “político” o partido.

A muchos les sorprendió toparse -seguramente en algún estudio universitario- con el filósofo René Descartes y su ya clásico axioma ‘Pienso, luego existo’.
Descartes había logrado sintetizar lo que otros pensadores venían planteando desde mucho tiempo antes. Gómez Pereira, Francisco Sánchez el escéptico, San Agustín, y hasta el propio Avicena trabajaron en torno a ideas similares que decantaron en el cogito cartesiano.
Lo interesante es que -para llegar a lo que para él y para muchos en la posteridad fue una verdad plena y absolutamente cierta- partió de la duda como método.
¿En qué consistía? Básicamente, en rechazar todas aquellas creencias sobre las que pudiera plantearse una duda. Sólo dar por cierto aquello sobre lo que no se pudiese dudar. Implicaba cuestionar el valor que se le poner a los sentidos, incluso a las deducciones de la razón.
La duda, en nuestros días, tiene que servir para descartar la “catarata” de informaciones de incierta procedencia y de improbable validez y veracidad.
Tiene que servir para que salgamos a validar por nuestros medios y con nuestras fuentes todo aquello que nos quieran dar servido en la “boca” como una verdad revelada.
Para no dar por ciertas supuestas cualidades morales de personajes de la política en contraposición a otros que parecieran ángeles demoníacos.
No está demostrado que “desinformar” haya logrado hasta ahora torcer el resultado de ninguna elección. Pero sí es cierto que deteriora los valores de la democracia al introducir la mentira, el engaño, o el ocultamiento del total de la información para favorecer a unos en desmedro de otros.
Son tiempos para estar atentos, no comerse ningún sapo, y no reenviar ni viralizar contenidos sobre los que no podamos asegurar ninguna certeza. Por el bien de todos, ¡dude!.

Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.