Último momento
recent

La necesidad de esperanzarse

Hay momentos en los que todo conspira para que nos sintamos parte de un colectivo que tiene futuro. Algunos nos obligamos a la esperanza por los que están por venir.

Dolorosas imágenes del Amazonas ardiendo, amenazas de nuevos huracanes sobre Miami, incendiarias declaraciones de políticos argentinos que no dejan de minarnos el futuro con proyectos mesiánicos o descabellados.
Por una parte, existe una deliberada manera de informar de parte de los medios concentrados que nos hacen sentir frágiles, inseguros, en peligro permanente.
Pero por fuera de esa maraña enorme de medios de comunicación están nuestras propias percepciones y las comunicaciones inmediatas que logramos con nuestros teléfonos móviles en cualquier rincón del planeta y casi con cualquier persona.
Pero intermediada o sin intermediación, hay momentos en que la sensación es de desolación total, de sentir que cada vez más cosas nos alejan de un proyecto común, de un sueño colectivo.
Este editor sigue eligiendo la esperanza por sobre el pesimismo. La utopía sigue siendo un horizonte al que siempre caminar sin alcanzarlo, quizás, nunca.
Y en este momento en particular en el que está por nacer su (¿quizás?) última sobrina, hija de su última y única hermana, Pía.
Viene al mundo Agostina y este tío quiere seguir trabajando para que sea un mejor lugar para ella también. Quiere mostrarle que sigue habiendo gente que no le esquiva al esfuerzo, que sigue siendo empática con el dolor ajeno, que aprendió que acumular dinero sólo tiene sentido si sirve para gastar en experiencias compartidas.
Que es hermoso cuando encontrás un pequeño grupo de amigos fieles, o cuando tenés una familia tan bulliciosa como amorosa, o cuando te hacés fan de la música de Charly. Hay tanto por mostrarte, chiquita. Bienvenida a casa. Tu tío que te ama demasiado.
Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.