Último momento
recent

Un vergonzoso ejercicio de impunidad

Hay colegas que, en nombre de una modernidad sospechosa, tiran por la borda todo lo que dicen los manuales de periodismo e inventan nuevos y penosos ejercicios.

Hubo un tiempo en que los periodistas abrían un paréntesis para explicitar que iban a opinar y que esa opinión corría por cuenta suya y que ningún televidente, oyente, lector estaba obligado a suscribir. ¿Te acordás qué tiempos aquellos?.
Hoy, el límite entre información y opinión está tan desdibujado que cualquier perejil te vende una opinión como una verdad revelada y fundada vaya a saber en qué conocimientos y verificaciones.
Los manuales de periodismo decían que la función de la prensa era informar, formar, y entretener, pero en lo que va del siglo XXI solo parece que importa ser entretenido, piola, sin rigor, sin profundidad, opinando sin ton ni son, a diestra y siniestra, defendiendo como verdad lo que cada comunicador “siente” que es verdad y no porque haya elementos objetivos que avalen esa posición.
Las aguas en nuestra comunidad siguen divididas y muestra de ello fue la entrevista que Miguel Clariá intentó hacerle al precandidato presidencial Alberto Fernández, antes de que Mario Pereyra escribiera un extenso capítulo sobre todo lo que no debe hacerse como intermediario entre lo que pasa y la gente.
Arrogándose la representación de una indeterminada “voz del pueblo”, Pereyra exhibió su antipatía indisimulable hacia el kircherismo y todas sus expresiones. Si Pereyra siempre fuese así, no sorprendería a nadie, pero se lo ha visto absolutamente condescendiente y nada incisivo cuando entrevista a alguien que coincide con su sistema de creencias y valores.
El video con la charla recorrió todos los canales y portales informativos en cuestión de horas  y debe haberle reportado a Cadena 3 un rating enorme, además de los miles de mensajes a favor y en contra.
¿Ganó Pereyra o Fernández? Probablemente, ninguno. Pero perdió la credibilidad en una profesión hoy tan cuestionada.
Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.