Último momento
recent

¿Será ley?

Por: Florencia Strasorier (Lic. en Comunicación Social - florencia.strasorier@gmail.com)

El martes 28 de mayo, Día de acción mundial por la salud de las mujeres, la Campaña Nacional por el Aborto Legal Seguro y Gratuito presentó por octava vez consecutiva el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) en el Congreso de la Nación. ¿Estamos listos para retomar el debate más importante del último tiempo?
Desde 1987, el 28 de mayo es la efeméride que reafirma el acceso a la salud como un derecho humano de todas las mujeres al que deben acceder sin restricciones ni discriminaciones (ricas, pobres, jóvenes, adultas). Un día como ése en 2005, la Campaña presentó el proyecto por primera vez y, desde entonces, lo hizo ocho veces, aunque muchos se enteraron recién el año pasado.
El pañuelo verde es el símbolo de esta lucha y se masificó en la llamada marea verde, aquella expresada en marchas, pañuelazos y festivales. Los sectores que se oponen -“pro-vida”- emergieron con fuerza. Las manifestaciones a favor y en contra se multiplicaron en todo el país, demostrando que es un asunto público.

¿Qué quieren las de los pañuelos verdes?

Quienes acompañan, adhieren a lo planteado en el proyecto: la IVE como un derecho humano de las personas gestantes hasta las 14 semanas de embarazo inclusive y la amplificación de las causales por las que el aborto es legal en Argentina desde 1921 (producto de violación y peligro en la vida o salud de la mujer).
El aborto mal realizado (llamado “inseguro”) es la principal causa de muerte de personas gestantes. Cifras oficiales 1 indican que en Argentina se realizan entre 370.000 y 520.000 abortos (legales y clandestinos) por año: 41 por hora. Suceden por causas evitables entre 43 y 100 muertes y 60.000 mil personas al año deben ser asistidas urgentemente por esa causa. Desde el regreso de la democracia, 3.030 argentinas murieron por abortos clandestinos.
Expertos aseguran que legalizarlo reduciría los costos por esas atenciones urgentes y financiaría buena parte de la ley en debate.
Las principales discusiones giran en torno a la maternidad como un mandato obligatorio (“la maternidad será deseada o no será”), descentralizando la responsabilidad de ellas en la anticoncepción (vasectomía para los varones) y haciendo de la elección personal (“mi cuerpo, mi decisión”) el eje principal de la cuestión.
Además, adhieren a la educación sexual en las escuelas como herramienta elemental de prevención y desestiman el pedido “Con mis hijos no te metas” que pretende delegar a la familia la educación sexual aún cuando la mayoría de los abusos son intrafamiliares.

Opinión no es fundamento

Actualmente, el uso de las redes sociales potencia la libre expresión. Pero basta con mirar los comentarios de cualquier medio para ver cómo la agresión es la materia prima de una discusión llena de creencias personales con pocos fundamentos objetivos y chequeados.
Es necesario remarcar que esta ley no obliga a nadie a abortar y que sólo cuida a aquellas que (legal o clandestinamente) abortan igual. Muchas potencias mundiales lo legalizaron hace años y su sistema de salud mejoró: redujeron las muertes por abortos, redujeron los embarazos no deseados y redujeron los costos médicos destinados a atenciones de riesgo.
Muchas de las mujeres que abortan ya son madres de uno o más niños; algunas murieron por abortos inseguros y dejaron huérfanos a los infantes 2. El principal trauma del aborto es la clandestinidad y el miedo a ir presa.
¿Estamos preparados como sociedad para afrontar un nuevo debate de salud pública en un país en donde el Ministerio de Salud fue diluido -en septiembre del 2018- al rango de Secretaría?

Referencias
1 - Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES); 2005.
2 - Por esta causa esta semana murió una mujer de 31 años en Tigre, madre de tres hijos.

Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.