Último momento
recent

Niños impulsivos: cómo ayudarlos a que aprendan a controlarse

Por: Adriana Felici (Periodista, directora sección En Familia)

Tanto en niños como en adultos la impulsividad es un rasgo del temperamento al que no siempre deberíamos considerar negativa ya que hay impulsos positivos. El problema es cuando dañan nuestras relaciones.
En el caso concreto de los niños algunos manifiestan esta característica con mucha intensidad y frecuencia, llegando a alterar la convivencia con sus padres, maestros y compañeros.

Cómo es un niño impulsivo 

• Primero hace, después piensa. Tiene poco auto-control.
• Responde antes de que se le termine de hacer la pregunta.
• Cuando juega no quiere esperar su turno.
• No tolera perder. Baja tolerancia a la frustración.
• Suele interrumpir o molestar a los demás.
• No acata consignas.
• Reconoce su problema, promete no repetirlo, pero reincide porque no puede controlarse.
• Puede encarar actividades físicas peligrosas sin considerar sus consecuencias.
• Los niños pequeños lo manifiestan con rabietas descontroladas.
Actualmente la impulsividad se diagnostica como parte del Trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y puede tener un componente genético.

Cómo actuar

• Teniendo presente que el niño no se auto-controla porque no quiere sino porque no puede.
• Aun así debe aprender que nuestros actos tienen consecuencias. Ante una rabieta, conducta desafiante o agresión debe haber consecuencias inmediatas. Fundamental: mantener la calma y esperar a que se tranquilice. No intentar gritar más que él. Tampoco hay que actuar en caliente porque no está en condiciones de comprender. Ejemplos; si lanzó objetos por el aire, debe levantarlos y ponerlos en su sitio; si insultó a alguien debe disculparse.
• Hay que mostrarse sereno pero convincente y decidido. Una vez que se calmó decirle que su comportamiento nos entristece y que no deseamos estar con él mientras esté así. Buscar una cierta distancia física para que el niño entienda: Así no voy a conseguir lo que deseo.
•  No entrar en discusiones o razonamientos mientras el niño esté descontrolado.
• No decirle que es “malo” ni compararlo con otros niños que se portan “bien”. Transmitirle que se portó mal durante unos momentos y que si pone voluntad puede remediarlo para que no vuelva a ocurrir. 
• Antes de señalarle lo que debe corregir, recordarle sus aspectos positivos.
• El niño no debe percibir inseguridad, dudas o discrepancias entre los padres u adultos porque sentirá que tiene el control y las rabietas aumentarán. Nunca debe vernos alterados emocionalmente (chillando, llorando o fuera de control).
• No contradecirse: jamás pedirle a los gritos a un niño impulsivo que se esté quieto y callado.

¿Y los adultos? La solución: más ejercicio físico

La RAE define al impulso como “el deseo o motivo afectivo que induce a hacer algo de manera súbita, sin reflexionar”.  Obviamente hay personas más impulsivas que otras, pero nadie está exento cada tanto de sentir un deseo difícil de frenar, para luego lamentar haber actuado sin razonar.
Según un estudio de la Universidad de Kansas, EE.UU., el hábito de realizar ejercicio físico resulta muy efectivo para aprender a actuar con mayor conciencia y calma ya que la actividad física mejora el estado anímico y agudiza los sentidos y la atención. El estudio se realizó con un grupo de participantes: la mitad realizó ejercicio aeróbico durante un mes y la otra mitad no realizó ningún tipo de actividad física. Al término, los primeros mostraron mucha menos impulsividad que quienes no se habían ejercitado, y además el auto-control se prolongó un mes luego del entrenamiento, aun sin realizar más ejercicios. Es de tener en cuenta que otros estudios vinculan el deporte con una activación de las zonas del cerebro relacionadas con el pensamiento activo y la mejor toma de decisiones, lo cual reduce la impulsividad y fomenta la toma de decisiones más conscientes. Otra razón es que el ejercicio físico brinda una sensación de placer que evita buscar satisfacción en actos intempestivos.

Fuente: Psicodiagnosis y PubMed 
Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.