Último momento
recent

Las habilidades psicológicas de una persona emocionalmente inteligente

Por: Adriana Felici (Periodista, directora sección En Familia)

¿Qué es más importante? ¿Tener un coeficiente intelectual alto o saber manejar nuestras emociones? “Hoy se sabe que la mayor eficiencia se logra cuando la inteligencia cognitiva está acompañada de la inteligencia emocional, afirma la Lic. María Gabriela Corthey (MP A3286), y explica: La inteligencia emocional comprende habilidades psicológicas esenciales. Las básicas son ser capaz de reconocer y expresar las propias emociones, a la vez de poder interpretar y tomar en cuenta las de los demás. Por ejemplo, se puede ser un ingeniero brillante, pero si a la hora de tomar decisiones laborales importantes no se utiliza la inteligencia emocional, será mucho más difícil encontrar una solución adecuada. En el caso de los niños y jóvenes, pueden sacar las mejores calificaciones, pero si tienen  dificultades para establecer vínculos o no se sienten parte del grupo de pares, difícilmente puedan ser felices, y a la larga eso terminará repercutiendo también en su rendimiento escolar. Básicamente la inteligencia emocional permite identificar las propias emociones, la, de los demás, y aprender a administrarlas.
La psicóloga detalla cuáles son las características principales de las personas emocionalmente inteligentes:
• Tienen plena conciencia de sus emociones.
• Siempre se enfocan en lo positivo.
• En lugar de centrarse en lo negativo de un problema, proponen soluciones.
• Se rodean de personas entusiastas.
• Saben trabajar en equipo.
• Estimulan constantemente a quienes los rodean.
• Resuelven los problemas con calma y gestionan el enojo.
• Aprenden de sus errores.
• Buscan ser más felices y productivos, tanto en la vida como en el trabajo.
• Están en constante aprendizaje.
• Como saben que no se puede ser feliz únicamente “produciendo”, dosifican muy bien obligaciones y tiempos de ocio.
• Desarrollan empatía hacia las necesidades y sentimientos de los demás.
• En general saben controlar sus impulsos.
• Son perseverantes.

Cómo desarrollarla

La inteligencia emocional se va adquiriendo gracias a la experiencia que vamos acumulando a lo largo de la vida. Si así no fuera, de adultos expresaríamos nuestras emociones como niños, es decir gritando, golpeando, llorando…, apunta Corthey y puntualiza que dado que nuestro cerebro tiene una gran capacidad de adaptación, podemos aprender a desarrollarla o reforzarla poniendo en práctica algunas actitudes:
  • Aprender a ser conscientes de nuestras emociones.
  • Esforzarse por entender lo que sienten los demás.
  • Aprender a controlar nuestras reacciones emocionales -enojo e ira- y administrarlas.

Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.