Último momento
recent

¡Chicas audaces!

Por: Juan Manuel García Escalada (Docente, Psicólogo Social)

La ciudad se trastroca. Es decir, muestra un sentido nuevo de utilización de sus espacios abiertos y sociales.
 Con tiempo y placer, camino hacia el este por el bulevar Agüero. Cruzo la ruta 9 y estoy en el shoping. Construcción que tiene como principal representante al super-market Mariano Max.
Observo los diversos movimientos que muestra: Un nuevo espacio céntrico se ha instalado.
 Son los “nuevos centros” que se van habilitando en las actuales sociedades que requieren de espacios concentrados y vigilados. Son, sin duda, lugares que aparentan que todos los habitantes pueden ser iguales.
Todo está concentrado allí. Para mirar, desear y consumir. Por supuesto “para afuera”.
Antes de mi “recorrida” me acerco a Tranway a tomar un cortado clásico, siempre con la atención (en este turno) de Fabricio  Monges, Gonzalo Acosta y Fabián Figueroa. Cordiales y atentos entrecruzo comentarios… Luego comienzo a caminar y lo que me va a llamar la atención es que encuentro ¡Una Librería!
Sí, me dije. Para consumir en “nuestro interior”.
Me acerco al lugar, observo su vidriera y pienso que en toda casa tendría que haber una biblioteca con libros. Son “presencias de personas” que las hemos elegido nosotros. Es un hogar con más calidez.
El nombre PAPIROS –La Lupa Literaria-, muestra una impronta de rescatar, aquello de la historia universal y cotidiana  escrita en las memorias de las páginas de la humanidad; y esa lupa dice de mirarnos detenidamente para observarnos y tratar de aprender y no repetir las historias. Que cuando eso sucede, la primera es tragedia y la segunda como comedia, decía el filósofo Carlos Marx; y que de una u otra manera traen tanto  daño y dolor.
Nadia Cisneros y Verónica Pazos, cálidas mujeres, responden ante mi pregunta: ¿Cómo decidieron, en un tiempo donde detenerse un instante a leer, es “perder el tiempo”…y ante los cambiantes giros económicos?
Nadia y Verónica coinciden en la importancia de la lectura para crecer, hablar, escribir.
Ambas lo pensaron, lo plantearon en sus familias y todos estuvieron de acuerdo, que el intento saldría adelante.
Las sociedades avanzan en zig-zag, pero no pueden prescindir de la escritura de sus hechos. Sin ella, no habría desarrollo político, económico y cultural. Las nuevas generaciones no se enamoran de los libros de papel.
Pero ante sociedades que están produciendo en los jóvenes problemas auditivos, visuales y orales, con tanto exceso de tecnología, debemos enseñar que la carencia de lectura en silencio y usos de las manos para contener y abrazar  historias nos distancian de las emociones, de la imaginación para crear y de las miradas que nos contienen y nos hacen Ser.
Con delicadeza, tenacidad y convicción Verónica y Nadia, como toda mujer, apuestan a un espacio para demostrar que la vida y su existencia y su sentido se pueden leer y descifrar, también, desde las páginas de los libros de papel, que son seres vivientes en los estantes de las bibliotecas.
En medio de tanta oferta y demanda, PAPIROS es un pequeño oasis. El conocimiento es un alimento muy saludable. Te hace perder prejuicios y te libera de prisiones que crean los mandatos.
Acabo de comprar el libro de Lutereau, “Más crianza, menos terapia. Ser padres en el siglo XXI”. Como el tiempo no se rescata y no se puede comprar, decido saborear de otra pausa-café, en Tranway, junto a la lectura del libro.
Ahora están Belén Sanier y Denis Salas, a ellos, gracias por su atención y cordialidad en mis pausas cotidianas…
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.