Último momento
recent

Ya no somos una isla ¿lo fuimos?

Jesús María no deja de salir en el ranking de las ciudades donde más se denuncia la violencia de género, dato que tiene lecturas que van del aliento al desaliento.

Las localidades que abarcan los Tribunales Ordinarios de Jesús María tienen un récord del que sentirse poco orgullosas: figuran entre las que más denuncian la violencia de género, y están o estuvieron en el tope del ranking muchas veces.
Y no importa cuántas veces se ofrezcan explicaciones sobre el porqué de esa preocupante cifra. Desde luego que se valora que haya comunidades en las que las mujeres no teman formular una denuncia en contra de su pareja u otro hombre que ejerza violencia en contra de ellas.
Son preferibles a aquellas comunidades donde la violencia existe, pero se esconde debajo de la alfombra, se silencia, no forma parte de las estadísticas.
Son preferibles las comunidades en donde hay armadas redes de contención a las mujeres que denuncian, teniendo en cuenta que no es fácil el después de denunciar. Que haya equipos de salud, legales, y gubernamentales dispuestos a auxiliar a la víctima de uno de los peores problemáticas que sufrimos como comunidad.
Pero sea que se denuncia más o se denuncia menos, el problema existe y hay que encauzarlo, minimizarlo, prevenirlo, combatirlo.
Durante una década o más, la zona podía jactarse de tener muchas denuncias, pero ningún femicidio. Hubo uno suelto en 2006 con un gendarme que ya no vivía aquí y vino a reconquistar a su mujer sin éxito, antes de decidir darle muerte y darse muerte.
Pero desde 2012, con el brutal crimen de María José Urbaneja en Totoral se nos ha ido haciendo costumbre cronicar este tipo de dolorosos hechos. Rosana Salinas fue la siguiente víctima en La Pampa en 2016; Maria Eugenia Cadamuro, en Jesús María en 2017; y Wanda Navarro, en Jesús María en 2018.
Si es que alguna vez fuimos una isla, dejamos de serlo hace rato y nos golpea tanto la violencia como la muerte de nuestras mujeres. Ojalá estemos a tiempo de ponerle freno a este desafortunado crecimiento.
Claudio Minoldo

Claudio Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.