Último momento
recent

Capacitación: destacada participación de emprendedora local

Yohana Quinteros busca unir arte con futuros negocios.

Por: Marianela Tabbia (De nuestra redacción)

Desde hace dos años, la joven es la propietaria de Artística del Centro en Jesús María. Allí puede encontrarse innumerables insumos para quienes deseen realizar las más variadas artesanías. 
El reciclado es uno de los pilares del espacio por lo que todo lo que está en el hogar puede convertirse en materia prima para dar rienda suelta a la creatividad. En la búsqueda de seguir creciendo, decidió aprovechar una instancia de formación abierta a emprendedoras. 
Para participar del programa Mujeres Transformadoras, las interesadas debieron postularse para luego ser seleccionadas dentro del cupo final que tuvo a representantes de toda la provincia. Solo 30 emprendedoras formaron parte de la capacitación de las 160 previamente inscriptas por lo que Yohana fue la única representante del norte de Córdoba.
La iniciativa es un evento organizado por la empresa Disco y la asociación Voces Vitales que se realizó por segundo año consecutivo. Esta edición inició en mayo y culminó en noviembre con la presentación de proyectos ante un jurado para ser acreedoras de grandes premios.
A través de seis encuentros mensuales, abordaron diversas temáticas tales como liderazgo, ventas, e-commerce, entre otras. La representante de la zona se destacó y quedó en el tercer lugar por lo que obtuvo un monto de dinero junto con la posibilidad de protagonizar un video institucional de su negocio desarrollado por especialistas. 

En primera persona

“Más allá de ganar o no ganar, la participación fue muy importante. Me dió tantas herramientas para poder aprender y crecer, también para poder ayudar a otras personas a empoderarse. Mi objetivo para 2019 es que más emprendedoras puedan sumarse a esta capacitación, es un apoyo importantísimo. Yo volví totalmente renovada, con todas las ganas”, relató.
Yohana explicó que su proyecto comenzó en la búsqueda de ser su propia jefa y así pasar más tiempo con la familia. Esa experiencia la cambió de rol, de alumna a docente lo que le permitió utilizar la visión de ambas partes para asesorar: “Tratamos de tener empatía con el cliente, todos pasamos por una situación así ya sea estresados o con poca plata. Por eso, apuntamos a que las personas puedan hacer ellas mismas los productos”.
Ella y su esposo son quienes dictan talleres relacionados a manualidades para el hogar, además de vender insumos. Por otro lado, tienen otro servicio: fabrican objetos de fibrofácil a pedido, a particulares o para eventos. 

Mirando hacia el norte 

Los seminarios cortos que brindan reúnen técnicas variadas como decoupage, sublimación, craquelado, tapicería. La modalidad de trabajo incluye que los participantes se lleven los productos elaborados allí. 
Si bien el local comercial está ubicado en Jesús María, el principal público de los cursos está distribuido en el norte provincial. Villa del Totoral, Deán Funes, La Dormida son algunas de las localidades que visitan. “Acá en Jesús María hay un montón de lugares para hacer cursos, pero en el norte no. No sé si es por la lejanía o qué otro factor. Apuntan más a reciclar, a autoabastecerse. Hay necesidad de capacitación constante porque nadie va. Nos llamaron de Sebastián Elcano para ir y así nos vamos moviendo”, remarcó. 
Los encuentros se transformaron en algo más que aprender a reciclar objetos cotidianos: “Este año me pasó que venían muchos clientes que me decían ‘no tengo trabajo, no llego a fin de mes y necesito hacer algo’. 
El 95% eran mujeres -en general, nuestro público- que querían hacer algo. Hay personas que están solas, no tienen familia y buscan dentro del arte sentirse acompañadas o al menos desocupar un poco la cabeza”.
Esta tendencia se volvió cada vez más popular y continúa creciendo. “Se ha dado toda una movida que está buenísima. Desde principios de año veo un incremento de personas que vienen a comprar una calcomanía para reutilizar la botella de tomate con un tapón y lo usan como botella de agua o los tarros de leche pintados para guardar arroz, polenta, etc. Lo que está sucediendo mucho -y de lo que yo estoy totalmente agradecida- es que muchas clientas que toman los cursos, después publican en Facebook para vender”, finalizó.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.