Último momento
recent

Los depósitos en Banco Pirulo

Esta zona registra una cantidad alarmante de casos históricos en los que el dinero se confía a pseudo-bancos. Siempre terminó en quebranto para los depositarios.

La informalidad financiera y, especialmente, la evasión fiscal ha llevado a muchos vecinos de nuestra zona a confiar sus ahorros, o parte de ellos, a pseudo-bancos. Las promesas siempre fueron la de otorgar mejores intereses que los bancos formales o, en otros casos, la promesa de una absoluta discreción sobre el origen de esos fondos.
Ya pasaron muchos años del tiempo en que un grupo importante de vecinos vio desvanecerse su dinero como “castillos en el aire”. Y ni siquiera la investigación penal logró esclarecer si se trató de impericia o de una estafa hecha y derecha.
Y en cualquier momento se cumplen 20 años de la denuncia que en su momento formuló el difunto profesor Carlos Poggio en contra de la Mutual de Alianza, también convertida a principios de este siglo en otra financiera que hizo muy malos negocios.
Y, este año, estamos a nada de que ingrese una nueva denuncia penal por el supuesto funcionamiento de otra mesa de dinero de la que, dicen, ya hay alrededor de 300 damnificados.
Nada exime a ningún argentino de ser estafado por un Banco hecho y derecho, como ha ocurrido decenas de veces, aunque las posibilidades son siempre menores que aquel que confía sus ahorros en un Banco Pirulo.
Lo curioso de cada uno de los casos que mencionamos con anterioridad fue que muchos damnificados no abrieron la boca cuando ocurrió el quebranto ni iniciaron acción penal alguna. Lo tomaron como una regla de juego, por una parte, y alejaron la persecución fiscal que hubiese correspondido por haber sacado del circuito “legal” el dinero invertido allí.
El banquero Pirulo puede haber sido negligente en el manejo de los fondos (a veces, también delincuente), pero del otro lado tampoco hubo tanto monje carmelita descalzo. En esa clandestinidad, las reglas suelen ser ésas. Ojalá que alguna vez esa forma de proceder cambie y nadie más pierda.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.