Último momento
recent

La Torre Céspedes, presentada como modelo de accesibilidad en un congreso sobre patrimonio

La experiencia local fue presentada en un congreso de nivel internacional y fue el único trabajo de su tipo que se expuso ante un panel de especialistas.

La experiencia de Jesús María en la puesta en valor de la Torre Céspedes, con una primera etapa enfocada hacia la accesibilidad, se presentó como ponencia durante el Primer Congreso “Vivir la ciudad. Patrimonio, diversidad cultural e identidad contemporánea”, que se realizó la semana pasada en Posadas, Misiones.
El proyecto, paralelamente, fue declarado de interés por la Legislatura de la provincia de Córdoba durante la sesión del pasado miércoles 24 de octubre, a instancias del legislador Carlos Presas,
En Posadas, la puesta en la valor de la centenaria Torre fue presentado por la responsable del Área Patrimonio y Paisaje Cultural municipal, arquitecta Agustina Patiño, en el eje: "La ciudad vivible para todos: inclusión, accesibilidad, participación ciudadana".
El enfoque apuntó, justamente, al desafío de lograr que un espacio cultural sea vivible para todos los sentidos y bajo todas las condiciones.
“De todos los proyectos seleccionados por el comité científico fuimos el único que relacionaba patrimonio y accesibilidad. Nosotros llevamos un ejemplo muy concreto, muy práctico, aplicado y que ya la gente lo está usando”, explicó Patiño.

De largo plazo

Desde 2016, el municipio jesusmariense decidió comenzar a trabajar sobre la accesibilidad en la Torre Céspedes, pensada no ya como un proceso de adaptar al que es diferente, sino de adaptar el entorno para hacerlo accesible. Eso se tradujo en mejoras en los accesos físicos al espacio y la torre propiamente dicha.
Un segundo paso fue la incorporación de nuevas tecnologías, para vivir la historia de la Torre Céspedes a tavés de realidad virtual y realidad aumentada, y la posibilidad de seguir, a través de una app, todo el proceso de recuperación y puesta en valor del inmueble.
El equipo de trabajo que llevó adelante esa experiencia está integrado, además de la arquitecta Patiño, por Mariano Manrique (nueva tecnologías), Analía Cortés y Carmen Moyano (investigación y proyecto museológico y museográfico, y Marianela Goi (ex guía en la Torre).

Mucho por hacer

También está la idea de seguir avanzando en la restauración de las pinturas que es una tarea larguísima, súper lenta, y que supone un desembolso de presupuesto muy grande. Sobre ese ítem, vale destacar que el municipio estuvo trabajando con la especialista en restauración Valeria Lauret, quien se encargó durante la primera etapa de evaluar la posibilidad de hacer la restauración de la llamada sala de té.
Con Lauret, están evaluando cómo se podrían continuar los trabajos que no dependan exclusivamente de la supervisión de un especialista.
“Es mucha la superficie a intervenir, todas las salas tienen pintura mural. Hay mucho trabajo para hacer y mucho para descubrir”, reseñó Patiño.

Totalmente acesible, pero virtual

A través de la aplicación I-Real que diseñó el programador local Mariano Manrique ya es posible acceder en forma virtual a espacios que son, hoy, inaccesibles para personas con movilidad reducida.
Lo que se decidió fue  utilizar realidad aumentada, realidad mixta, y de tecnologías cognitivas para potenciar el espacio, entendiendo que no todas las personas pueden acceder a cualquier espacio de la torre. Allí, surgió la idea de decir ‘si no podemos llevar a las personas al espacio, llevemos el espacio a las personas’. ¿De qué se trata? En los soportes (paneles, folletería, carteles) el municipio fue poniendo cierto contenido virtual como, por ejemplo, una visita guiada en 360º a la torre con el que se puede acceder a todos los espacios, a fotografías antiguas, y al texto hablado en ocho idiomas.
Manrique es una persona con movilidad reducida cuya mirada sobre la accesibilidad y su conocimiento sobre programación fueron de una ayuda invalorable para que el proyecto avance.
“El aporte de Mariano ha sido súper valioso porque su mirada es mucho más amplia que la nuestra. Cada vez que íbamos  nos salía con nuevas y mejores ideas, tantas que pensábamos que no íbamos a alcanzar a desarrollarlas a todas. Al igual que Analía Cortés y Carmen MOyano que aportaron el soporte de investigación que fueron el insumo principal para Mariano”, destacó la responsable del área de Patrimonio.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.