Último momento
recent

La adicción a las nuevas tecnologías

Por: Adriana Felici (Periodista - directora sección En Familia)

La tecnología simplifica la vida, pero, ¿qué pasa cuando su uso es excesivo? Jueguitos en los que se entra en el círculo vicioso de la frustración porque queremos ganar a toda costa, pero frecuentemente perdemos, y en lugar de desistir seguimos jugando para ganar; textos y videos reenviados casi mecánicamente, sin detenerse a verlos o interpretarlos en profundidad, y sin tomar en cuenta la forma de pensar del otro.
Analizamos con la Lic. María Gabriela Corthey (MP A3286) los riesgos de esta modalidad que afecta a niños, jóvenes y también es parte en la vida de los adultos.

¿Síntomas de adicción a las tecnologías?
- Jugar videojuegos sin control, no poder dejar de mirar el teléfono, consultar las redes sociales a cada rato, reenviar todo lo que se recibe sin chequearlo, y sufrir ansiedad si no hay conexión a internet son sólo algunos síntomas que pueden alertar de la existencia de una adicción a la tecnología. Pertenece al grupo de adicciones no relacionadas con una sustancia.

¿Consecuencias?
- Varían en función de cada persona, pero en general son: nerviosismo, aislamiento, agresividad y trastornos del sueño, entre otros. Es frecuente que una persona adicta a la tecnología deje de salir con sus amigos para dedicarse a su adicción e incluso resigne horas de sueño. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que una de cada 4 personas sufre trastornos de conducta vinculados con las nuevas tecnologías.

¿Cuáles son las actividades  más adictivas?
- Se destaca la adicción al cibersexo-ciberpornografia, las relaciones cibernéticas (excesiva búsqueda de relaciones en línea), compras obsesivas en línea, buscadores obsesivos de información y juego compulsivo en la red.

¿Cuáles podrían ser las causas?
- A los adolescentes les permite meterse en un mundo de fantasías y huir de la rutina. Lo mismo sucede con las redes sociales: no necesitan mostrarse tal cual son, con sus inseguridades, sino a través de una imagen artificial de sí mismos. También puede influir el sentirse solos o con falta de contención familiar, pasando las redes pasan a ocupar el lugar de refugio que les permite buscar la seguridad que les falta.

¿Qué hacer con los niños?
- Hay padres que olvidan que la televisión, la tablet o el celular de los papis no son una niñera silenciosa, sino un entretenimiento que debe ser controlado.

Y en los mayores, ¿qué satisfacción generan las tecnologías?
- Se empieza a jugar o a navegar como vía de escape y entretenimiento, y se termina necesitando jugar para no sentir malestar, nervios o ansiedad, pero esto se transforma en un círculo vicioso porque, lejos de calmar, se genera más ansiedad, al punto de que se termina siendo incapaz de reducir el tiempo de juego o mantenerse sin jugar. Lo mismo aplica para la compulsión a reenviar todo lo que se recibe.

¿Cuáles serían las señales de alarma de adicción?
- Una, la necesidad de jugar durante más y más tiempo, hasta que produce una total pérdida de control sobre el tiempo invertido; controlar el tiempo de uso es superior a uno mismo. Luego puede producirse aislamiento progresivo: poco a poco se dejan de hacer las actividades normales, de relacionarse con amigos y familia, prefiriendo mantenerse jugando. Todo esto puede afectar el rendimiento laboral e incluso ponerse en peligro su estabilidad; y en tareas hogareñas puede darse un abandono de responsabilidades. Además, aparece la mentira para poder seguir realizando la conducta o para ocultar/justificar que se la realizó.

¿Y en cuanto al “reenviado” compulsivo de textos, fotos y videos? 
- La señal de alarma más clara es cuando no se puede dejar de hacerlo ni discriminar qué vale la pena reenviar y qué no. Y a quién; cuando todo parece “tan interesante” que se le envía a cualquiera.

¿Consecuencias a nivel emocional y cognitivo?
- Cuando se juega se experimentan estados de euforia y sobre-activación. Por lo tanto pueden surgir problemas de atención y concentración porque se está pensando continuamente en el juego, en lo que se desea buscar en internet, o en “ese texto” que reenviamos. También ocurre que cuando no se puede jugar o alguien nos interrumpe, experimentemos irritabilidad.

¿Y a nivel físico? 
- A consecuencia del mantenimiento prolongado de la postura pueden producirse sequedad ocular, dolores de cabeza, dolor de espalda y articulaciones. También  mala alimentación y falta de ejercicio físico, descuido en el aseo personal y alteraciones en el ritmo de sueño.

¿Cómo distinguir entre afición y adicción? 
- Cuando deja de ser algo entretenido; cuando no se puede dejar de hacerlo, y cuando al no estar “conectado” surge nerviosidad, impaciencia e irritabilidad.

¿Soluciones?
- El objetivo primordial del tratamiento será la psico-educación y la adquisición de técnicas de control y habilidades sociales y personales para utilizar la tecnología moderadamente y sin dependencia. Pero como en todo, la prevención es fundamental: con niños o adolescentes, controlar desde el principio el uso que realizan de internet, redes sociales o videojuegos; limitar las horas que los utilizan, y tener siempre en cuenta que el adulto es el modelo: no se puede enseñar a los hijos un uso moderado del teléfono o de la tecnología, si los adultos no lo hacen.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.