Último momento
recent

Yanet Arlla: “Siempre supe que iba a ser maestra jardinera”

Por: Adriana Felici (Periodista - directora sección En Familia)

Directora con sala a cargo en el Jardín de Infantes Leopoldo Reyna de Sinsacate, Yanet Arrla (53) nació en Cañada de Luque. Casada hace 31 años con Pablo Ledesma, es mamá de Juan José y Nicolás… y una enamorada de la vida, del sol y de su trabajo. 
“Cuando terminé la secundaria nadie me preguntó qué iba a estudiar: todos sabían que iba a ser maestra jardinera. En el secundario era un desastre... Y llegaron los exámenes y mi papá me preguntó: ¿Vas a rendir tantas materias? Sí; quiero pasar las vacaciones tranquila, le dije. Me miró y me dijo: Bueno. Después escucho que le dice a mi mamá: Pobre, no va a poder rendir tantas materias… Si no le gusta estudiar… Fue escuchar eso y pensar: ¿Qué no voy a poder? ¡Las rendí todas!”.
Se recibió en 1986 (en Villa María; aquí aún no había profesorado) y planeó quedarse una semana con sus amigas. “Pero a los 2 días me llama mamá y me dice: Mañana entrás a trabajar. A Tere Bié se le va una maestra y te quiere ya. Así que empecé a trabajar, y desde hace 32 años tomé 2 licencias: cuando nacieron mis hijos”, apunta, y agrega que ante una operación pidió operarse en vacaciones de invierno: “No quería dejar a los chicos con suplente”. Tres años en la Estrada, luego titular en la Belgrano (Colonia Caroya), después la Ortiz de Ocampo, y finalmente entró a Gendarmería Nacional. 

Otro mundo

Tras 8 placenteros años en “la 21”, su prima Silvana –que trabajaba en el Jardín de Sinsacate- le comenta: “Quisiera permutar con alguien y trabajar en Jesús María. Ni lo dudé: Yo te permuto, le dije. Pero, ¿qué te vas a venir vos con lo bien que estás en Gendarmería? Justamente: porque estoy demasiado bien. En Gendarmería nada me costaba: sólo planificaba y daba clases. Y fue muy raro: entré al Jardín de Sinsacate y me dije: Aquí quiero estar. No me preguntes por qué. Llegué y supe que iba a terminar con un jardín como el de hoy. Cumplí mi sueño”.
Y allá te ibas con tu 600…
“Nooo –ríe- eso fue después… Primero iba con un 1500 con la puerta atada con una soga. Me llevaba Pablo. Después vino el 600”.
En 2004 el Jardín de Sinsacate tenía muchas necesidades. Un día, tomando sol –“Las mejores ideas me surgen tomando sol”, aclara Yanet- escuchó una publicidad rodante anunciando a Los Tekis para los carnavales de Colonia Caroya. Se preguntó: “¿Y si los traigo para el Jardín? Hablé con mi hermano -vive en Jujuy- y le pedí el teléfono de uno de Los Tekis. Llamé y dije que era maestra jardinera. No entendía nada, pero me citó en la Colonia. Quisiera hacer un espectáculo para recaudar dinero, le dije. Pero, ¿podés pagarlo? , me preguntó… No, le dije. Me sugirió hacer una peña: ellos se quedaban con el valor de las entradas y el Jardín con la ganancia de playa, comida, bebida…”
¿Y cómo garantizaste que iba a ir gente?
“Por siete años puse como garantía el Ford K de Pablo. En la primera peña ganaron el doble que en la Doma. Salieron fascinados. Al principio nadie creía que iban a venir. Sonaba raro…Creo que me ayudó no tener idea de nada. Hubo algo de inconsciencia”.

Vuelta de tuerca

Tras ganar el Grammy, Los Tekis acentuaron exigencias. Yanet se dijo: “Se me tiene que ocurrir algo…. Ya que la Municipalidad paga el sonido, podría pedir ese dinero para otra cosa… Y se me ocurrió una rifa. Con regalos importantes. Sacamos el doble. Lo hacemos hace 5 años”.
Te jubilás en tres años… ¿cómo te cae?
“Hay que dar paso a otra generación. Supongo que me va a costar, pero estoy mirando hacia otro proyecto de vida. Además, yo quería dejar un jardín con todo y lo logré: de ser yo sola, hoy somos 6 docentes, y de tener 54 niños, tenemos 110”, destaca, mencionando la suerte de haber contado con tanta colaboración de parte de los padres y Municipalidad.
¿Qué es ser maestra para vos? 
“Antes estaba pendiente de la currícula. Hoy me dedico mucho a valores: el abrazo, la sonrisa, por favor, gracias, mirarnos cuando nos hablamos… Es increíble como los niños lo trasladan a sus hogares. Eso es lo importante para mí. Lo que yo me río con los chicos es increíble. Entro a la escuela y me meto en otro mundo. Sos referente de 20 personitas. Hay que tener cuidado con el poder que da el guardapolvo: con los niños hay que ponerse a su altura y mirarlos a los ojos. Por eso digo que jamás hubiera elegido otra cosa. Esto es lo mío”.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.