Último momento
recent

Por ahora, sólo Jeremías Sanz va a juicio por la muerte de Maru

El fiscal Guillermo Monti decidió elevar la causa por la muerte de María Eugenia Cadamuro haciéndolo penalmente resposable al hijo, Jeremías Sanz.

“Tras haberse culminado con la incorporación del material pericial probatorio pendiente en los autos caratulados: “SANZ, Pedro Jeremías p.s.a. Homicidio doblemente calificado”, y quedando así plasmada la extensa investigación Fiscal preparatoria practicada en un total de 14 cuerpos; con fecha 03 de octubre del corriente año se firmó el Requerimiento de Citación a Juicio en contra de Pedro Jeremías Sanz, por considerarlo supuesto autor de Homicidio Doblemente Calificado, por el Vínculo y por Mediar Violencia de Género, en concurso ideal, en el que resultara víctima su progenitora María Eugenia Cadamuro. En el día de la fecha y tras haber transcurrido los plazos de ley, se elevan los referidos autos a la Cámara del Crimen que por tumo corresponda de la ciudad de Córdoba capital para la realización del juicio respectivo”. Con esas exactas palabras, el fiscal Guillermo Monti confirmó lo que ya no era secreto para nadie: Jeremías Sanz va a juicio, mientras se sigue investigando la supuesta colaboración que le prestaron al joven, después de la comisión del homicidio.
Pero esa será una causa paralela, sobre la que faltan muchas pruebas y peritajes aún, en un entramado en el que el entorno familiar y de amigos tendría cierta responsabilidad.
En esta segunda investigación que se abre ahora, ingresa la famosa prueba de ADN practicados sobre los guantes que se hallaron en la escena del crimen. El laboratorio forense halló dos perfiles genéticos en su oportunidad –uno masculino y otro femenino–, pero el cotejo de esos datos permanece todavía bajo reserva de la fiscalía.
Con el resultado de genética forense, el fiscal Martín Berger decidió citar a Sanz y a su amigo Nicolás Rizzi para que se presenten en los laboratorios de genética forense donde les hicieron un hisopado del que extrajeron la muestra para determinar su perfil genético.
Cuando estuvo listo el resultado, se lo cotejó con el ADN encontrado en los guantes y, según trascendió, con un resultado positivo y otro alentador.

Una trama macabra

La causa ya pasó por tres fiscales -Almeida, Berger, y Monti- acumuló 14 cuerpos (cada uno de 200 fojas), pero todavía no arroja luz sobre la eventual participación de terceros, cuando menos, en el hecho del ocultamiento del cadáver.
María Eugenia Cadamuro desapareció de Jesús María el 15 de marzo de 2017. Tres meses después, fue hallada asesinada y enterrada en un campo de la localidad de Villa Gutiérrez.
Al momento de la desaparición de Cadamuro, Rizzi y Sanz compartían una vivienda en Sinsacate y era habitual verlos juntos gran parte del tiempo. Fotos en redes sociales atestiguan esa relación entre ambos.
Rizzi aportó a la investigación del primer momento una coartada respecto del derrotero que siguieron aquel 15 de marzo, fecha en que la mujer fue vista por última vez, y antes de que su amigo resultara imputado.
La coartada fue desmentida con testimonios de testigos que no los vieron en el lugar donde decían haber estado y con el testimonio de otros que compartieron momentos con ellos en horarios donde declararon estar haciendo otras cosas.
En la lista de personas sospechadas por el crimen (o su encubrimiento) también figuran familiares directos y políticos de Sanz, personas con quienes tenía vínculo laboral y algunos amigos.
El cuerpo de Maru fue enterrado en un campo sobre la ruta 60, en Villa Gutiérrez, debajo de un árbol, a 1,50 metros de profundidad. El cuerpo estaba dentro de dos bolsas de consorcio y tapado con mantas.
Junto al cuerpo había cartuchos calibre 16, vestimenta y un cubrecamas del hijo, y dos pares de guantes, entre otros objetos. Jeremías Sanz está imputado por homicidio calificado por el vínculo y por violencia de género.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.