Último momento
recent

Madres retro que se adaptan

Hay madres que alcanzaron la madurez y que se resisten a la mirada nostálgica del pasado. Son las que se le animan a los desafíos tecnológicos y formas de comunicarse.

Parece sencillo juzgar a nuestras madres, sobre todo si nacieron en el tiempo que fue entre la décadas de 1940 a 1960. Son madres que vivieron su niñez en un montón de incertidumbres económicas, en un mundo que cambiaba vertiginosamente, y que había sido atravesada por guerras desoladoras en todo el mundo.
Por lo general, son un poco pesimistas, tienden a pensar que va a pasar algo malo siempre, y cuesta seguirles ese derrotero emocional. De hecho, cuando las madres están en esa situación, la mayoría de los hijos sale huyendo, silbando bajito.
Pero, al mismo tiempo, son las madres que nunca renuncian, que tienen a la familia como el valor más alto, que son capaces de sacrificios enormes, y que la jubilación para ellas fue un paso, nunca un fin.
Refunfuñan cuando la computadora les trae un dolor de cabeza, cuando no entienden cómo funcionan los programas, o por qué desaparecen cosas que hasta hace un rato estaban ahí.
Y son las que se animan a abrirse una cuenta de facebook donde rápidamente tejen redes con antiguas socias y compañeras, y con nuevas relaciones y amistades.
No comparten en las redes sentimientos personales, pero comparten memes, estados, reflexiones que fácilmente definen con exactitud cómo se sienten.
Tampoco les temen a los teléfonos móviles “inteligentes” y a fuerza de ponchazos terminan manejando el Whatsapp desde donde mandan fotos, audios, y memes, chistes.
Te están diciendo todo el tiempo que te tienen presente, te alientan con posteos en el facebook, le ponen me gusta a todo lo que subís. Los nietos huyen de las redes en que están sus abuelas porque ellas no tienen noción de que lo que escriben lo ve todo el mundo.
Este domingo, si tenés una mamá así, pegale un abrazo grande porque incluso en la madurez te sigue dando ejemplos.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.