Último momento
recent

La cerveza, otra víctima del cambio climático

La cerveza podría convertirse en un artículo de lujo cada vez más escaso, debido al calentamiento global que afectará al cultivo de cebada.

Fuente: ABC / Judith de Jorge,

Un aumento de los niveles del mar capaz de arrasar numerosas ciudades costeras, terribles huracanes, el empeoramiento de los incendios forestales, insoportables olas de calor… Los científicos llevan tiempo advirtiendo de que el cambio climático puede provocar terribles consecuencias globales, pero existe una nueva amenaza que hará que más de uno se lleve las manos a la cabeza: quedarse sin tomar cerveza.
La cerveza es la bebida alcohólica más popular del mundo por el volumen consumido, y su ingrediente principal, la cebada, es particularmente sensible a los fenómenos meteorológicos extremos.
En un estudio publicado en la revista Nature Plants, un equipo internacional de investigadores ha llegado a la conclusión de que las sequías y las olas de calor concurrentes, exacerbadas por el calentamiento global, conducirán a fuertes caídas en los rendimientos de la cebada, lo que puede interrumpir el suministro mundial de cerveza.

Subirán los precios

Los modelos económicos utilizados en el documento demostraron que los precios subirán en algunos países amantes de la cerveza, y que disfrutar o no de un vaso con espuma probablemente dependerá de nuestra disposición a pagar.
“El mundo se enfrenta a muchos impactos del cambio climático que ponen en peligro la vida, por lo que gastar un poco más para beber cerveza puede parecer una trivialidad en comparación”, señala Steven Davis, profesor en la Universidad de California Irvine (UCI) y coautor del estudio. “Pero la cerveza es atractiva en muchas culturas y el hecho de no tener una jarra fresca al final de un día caluroso simplemente empeora aún más la situación”, añade.

Distintos escenarios

El equipo modeló escenarios basados en los niveles actuales y futuros de quema de combustibles fósiles y emisiones de dióxido de carbono. En el peor de los casos, las partes del mundo donde se cultiva cebada, incluidas las grandes planicies del norte, las praderas canadienses, Europa, Australia y la estepa asiática, experimentarán sequías y olas de calor más frecuentes, lo que provocará una disminución en los rendimientos de los cultivos del 3% al 17%.
“Nuestro estudio mostró que incluso un calentamiento moderado conducirá a un aumento de la sequía y eventos de calor excesivo en las áreas de cultivo de cebada”, señala Nathan Mueller, también profesor en la universidad californiana. En todo caso, el mercado mundial de la cerveza se verá seriamente afectado.
Además, solo el 17% de la cebada que se cultiva en todo el mundo se utiliza en la elaboración de la cerveza. De hecho, la mayoría se cosecha como alimento para el ganado. Esto crea un conflicto en las próximas décadas: ¿Los productores darán prioridad a los animales hambrientos sobre los humanos sedientos? Los investigadores creen que eso es lo que sucederá, por lo que la proporción de grano que va a la elaboración de cerveza disminuirá aún más.
Los precios subirán más en países amantes de la cerveza como Bélgica, Canadá, Dinamarca o Polonia. También en Italia, Japón o Reino Unido. Pero el país más afectado será Irlanda, donde la cerveza es mucho más que una tradición.
Allí, los precios podrían aumentar entre un 43% y un 338% para 2099 en el escenario climático más severo. Davis estima que, durante los años de sequía, los irlandeses podrían necesitar llevar cerca de 18 euros adicionales al supermercado para comprar un pack de seis.

Disminuirá el consumo

Los investigadores también predicen que el consumo de cerveza disminuirá en los países más pobres, como China, aunque también ocurrirá en EE.UU., Alemania o Rusia. Y Davis bromea con que en Estados Unidos podrían estar en riesgo los torneos de cerveza-pong, un juego gamberro en el que los jugadores tratan de encestar pelotas de ping-pong en vasos llenos de cerveza.
“Nuestros resultados muestran que en los eventos climáticos más severos, el suministro de cerveza podría disminuir alrededor del 16% en los años en que se producen sequías y olas de calor», señala el autor. «Eso es comparable a todo el consumo de cerveza en los Estados Unidos. El clima futuro y las condiciones de precios podrían poner la cerveza fuera del alcance de cientos de millones de personas en todo el mundo”, añade.
Si las terribles catástrofes con las que nos amenaza el calentamiento global provocado por el hombre resultan indiferentes para algunos, quizás tener que renunciar a su bebida favorita acabe por conmoverles.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.