Último momento
recent

Formarse e informarse para vivir una sexualidad sana y evitar abusos

Por: Adriana Felici (Periodista - directora sección En Familia)

En medio del bombardeo a favor y en contra de la reforma y ampliación de la ley 26.510 de Educación Sexual, la semana pasada la Municipalidad de Colonia Caroya organizó las Jornadas de Educación Sexual Integral (ESI)  tituladas “¡A la ESI la hacemos en comunidad!”. Participaron unas 270 personas.
La ley (de 2006), que no se cumple como debería, señala que todos los estudiantes tienen derecho a recibir educación sexual integral en escuelas públicas y privadas, entendiéndose por ésta a la que articula “aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos”.

Experiencias

En Familia estuvo presente en la tercera jornada. Destinada a familias, estuvo conducida por Malena Arenzon y Laura Contessi, coordinadoras del Programa de ESI del Municipio, y tuvo como objetivo base “formarse e informarse para poder informar a los hijos”. Entre los muchos aspectos abordados, sobresale una vez más que la información, al contrario de lo que pueda creeerse, permite elegir con quién, cómo y cuándo mantener relaciones sexuales. Se habló de estereotipos/etiquetas: “Parecés una nena” o “Un marimacho”; “Estás gordo/a”, “Parecés una atorranta”. Y de experiencias personales: “Hablo de lo que me pasa…”; “Hablo de lo que me gusta/no me gusta”; “Me siento cómoda/o con mi cuerpo”; “Tuve información previa sobre menstruación/polución nocturna”; “En mi infancia me hablaban sobre sexualidad”; “Antes de mi primera relación sexual tenía conocimiento sobre métodos anticonceptivos”…
¿Qué permitiría que las escuelas aborden la ESI? Entre otros aspectos:

  • Evitar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual. 
  • Entender las relaciones sexuales como una forma de expresar amor. 
  • Evitar la discriminación por orientación sexual, por ejemplo. 
  • Que las mujeres conozcan sus derechos. 
  • Prevenir el abuso: si los chicos identifican su derecho a la intimidad, podrán señalar cualquier contacto o propuesta que les incomode. 

A favor/en contra

En un país donde las encuestas arrojan que casi el 80% de estudiantes de secundaria reclama educación sexual integral, los detractores se explayan a través de las redes sociales y grupos de padres en whatsapp, con argumentos tan falaces como: “los docentes obligarán a los alumnos a desnudarse, tocarse sus partes íntimas y practicar posiciones hombres con hombres y mujeres con mujeres”. Y quienes están a favor del cumplimiento de la ley argumentan cosas difíciles de rebatir: “… Creen que van a enseñarles a masturbarse a los nenes de jardín… No necesitan que les enseñen; ya lo saben hacer. … La ESI es para que los nenes puedan diferenciar una caricia de un abuso… para que los adultos pierdan poder sobre los cuerpos de los niños… para que los chicos aprendan que ningún adulto los puede tocar sin consentimiento, y que algunas caricias no son tales. ‘La educación sexual se hace en casa’, dicen, obviando que el 70 % de los abusos se dan en el ámbito intrafamiliar…
Los chicos son sujetos de derecho, no propiedad de los padres'. ¿Quizá sólo se trate de abrir un poco la cabeza?

Sobre el VIH o Sida


  • No son vías de transmisión: Dar o recibir abrazos o besos, tomar mate, intercambiar ropa o interactuar en distintos ámbitos (escuela, trabajo, etc.). 
  • Las vías de transmisión son: 1) Mantener relaciones sexuales sin preservativo; 2) Compartir instrumentos punzantes o cortantes (jeringas, agujas, maquinitas de afeitar, etc.); 3) Por vía perinatal o vertical: una mujer con VIH puede transmitir el virus a su bebé durante el embarazo o parto, o dándole de mamar. 
  • La única manera de saber si se está infectado/a es con un análisis de sangre que se realiza gratuita y confidencialmente en cualquier hospital del país, donde además se pueden retirar preservativos gratuitamente. A partir de los 14 años, no es necesario ir acompañados de una persona mayor. 

Algunos mitos

Los chicos creen “saberlo todo”, pero las trabas para hablar sobre sexualidad con sus mayores, los lleva a “informarse” con amigos o en internet, y a alimentar falsas creencias como: 
  • “En la primera relación sexual las mujeres no quedan embarazadas”: La probabilidad es la misma en todas las relaciones. 
  • “Cuando la mujer menstrúa no puede quedar embarazada”: Puede haber ovulación en cualquier día del ciclo, incluso menstruando. 
  • “No hay posibilidad de embarazo si el varón no eyacula en el interior de la vagina”: Antes de la eyaculación el pene segrega un líquido lubricante que puede contener espermatozoides. El lavado vaginal posterior tampoco impide que los espermatozoides lleguen al óvulo. 
  • “Si la penetración no es muy profunda no hay embarazo”: Puede haber embarazo sin penetración, y si el varón eyacula en la vulva femenina algún espermatozoide puede entrar en la vagina. 
  • “No usamos preservativo porque se rompen”: Si el preservativo se rompe es porque no se usó correctamente. El preservativo es el único método que además de evitar embarazos no deseados, previene infecciones de transmisión sexual. 
  • “Las mujeres no debemos exigir a los varones que usen preservativo”: Son creencias machistas que ponen en peligro el cuidado de las parejas. 
  • “Si hablamos (los padres) de métodos anticonceptivos con nuestros hijos, los estamos ‘empujando’ a que tengan relaciones sexuales”: Hablemos o no con ellos del tema, los adolescentes tendrán relaciones sexuales. Dándoles información los protegemos, enseñándoles a cuidarse y a cuidar a los demás. 
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.