Último momento
recent

Relatos del Viento al rescate de la memoria criolla y originaria de Colonia Caroya

A través de un proyecto conjunto llevan a cabo actividades que tendrán una publicación final. 

Por: Marianela Tabbia (De nuestra redacción)

Desde el año 2005, un grupo de jóvenes emprendió la tarea de rescatar del olvido viejas historias que solo vivían en los recuerdos de nuestros abuelos y que, si no se atesoraban, morirían en el tiempo. Una vez creada la asociación civil y cultural, la actividad se intensificó a tal punto que hasta hoy, llevan realizados seis documentales, un programa de radio, diferentes iniciativas y cientos de talleres. 
Durante mayo, Pablo Rosalía y Patricia Rionda, coordinadores de la agrupación, llevaron a cabo junto a distintas áreas municipales un curso destinado a docentes cuyo eje fue la revalorización de las tradiciones orales dentro de la escuela. La capacitación es una de las tres líneas de trabajo en las cuales se basa un convenio firmado a comienzos de este año. 
El Programa para la Salvaguarda de la Memoria Ancestral Comunitaria incluye, además de la formación, el registro audiovisual y sonoro de entrevistas a personas destacadas de la comunidad para, luego, en la tercera etapa, plasmar el material en una publicación que estaría lista a fines de septiembre. 
En primera instancia, las tareas involucraron al área de Adultos Mayores y Cultura con quienes se seleccionaron cuatros exponentes de la ciudad. Los elegidos en esta ocasión fueron Fany de Copetti, “Peta” Sarmiento, Juan Ávila y José Gudiño. Por otra parte, los docentes que participaron de la capacitación también sumarán una pequeña narración generada por ellos mismos como parte del examen final del taller. Esos fragmentos se añadirán a la recopilación junto a las entrevistas realizadas por la asociación.

Raíces 
Mitos, creencias, ritos, saberes son elementos que integran la cultura oral. A la hora de resumir algunos relatos destacados, Pablo recordó al cantautor José Gudiño quien “ha escrito temas a Colonia Caroya muy valiosos, con él estuvimos charlando de composiciones inéditas que hablan, por ejemplo, sobre un viejo curandero llamado Juan que pinta en un tema sus técnicas y conocimientos”.
Otro ejemplo lo brindò Ávila que conserva en su vivienda un sector de monte nativo del cual se nutre de medicina natural y comparte sus beneficios con quien esté dispuesto a oírlos. 
La cultura caroyense tiene una faceta poco conocida y aún hoy se encuentra en el olvido. El pasado de la ciudad antes del arribo de los primeros inmigrantes es desconocido. “Cuando uno habla con la gente, saben y reconocen que cuando llegaron los tatarabuelos ya había familias. Los criollos te hablan de las familias que hubo en la zona que tuvieron que irse un poco marginadas o presionadas. Pueblos como Tinoco han absorbido muchas de estas familias expulsadas en aquel tiempo. Hemos encontrado restos materiales de culturas originarias en la zona rural de Colonia Caroya. Si notamos que hay todavía cierta resistencia a realizar una investigación, sacar a la luz los nombres de las familias y la distribución de las tierras previa a la llegada de los italianos”, reflexionó.

Permanente 
La selección de narradores se basó en una primicia que Pablo resume como “tratar de darle visibilidad a un sector de la población que tiene raíces incluso más profundas que el italiano pero que está absolutamente invisibilizada. La prueba piloto que hicimos tuvo que ver con criollos y que además son referentes en Colonia”.
El interés que despertó el proyecto fue tal que llegaron numerosas propuestas de vecinos para contar historias propias o recomendar a alguien más. El coordinador de la asociación sostiene que este tipo de iniciativas deberían ser fundamentales en los municipios para resguardar el patrimonio de cada ciudad y sus habitantes. 
En el caso de Colonia Caroya, se podría ampliar a todas las comunidades incluyendo la boliviana: “Si hay un idioma en común que une a las distintas culturas o procedencias es el lenguaje de la tierra. Ver en un bar de Puesto Viejo en una mesa charlar a un gringo, un criollo y a un boliviano de igual a igual sobre qué luna es la ideal para sembrar, es un placer inmenso. Después empiezan a hablar de otra cosa y ahí no se ponen de acuerdo”.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.