Último momento
recent

Exageradísima expectativa

Un resultado deportivo en el Mundial de Rusia nos balancea de la decepción más honda al optimismo menos racional. Y todo se vive a lo argentino: en los extremos.

En materia deportiva, la mayoría de los éxitos nacionales fueron producto de la conjunción de personas y momentos más que por la planificación que el país dispuso para la consecución de resultados.
En los atletas individuales, mucho tuvieron que ver sus esfuerzos, sus ganas, y sus capacidades para enfrentar adversidades, sabiendo que no contaban con respaldo, ni fondos, ni apoyo del aparato estatal.
Y en los deportes de conjunto han sido la camaradería y el espíritu de equipo los que vienen supliendo alguna deficiencia. El ejemplo reciente más explícito fue el de la llamada “generación dorada” del básquet que logró un subcampeonato mundial y dos medallas olímpicas.
Claro, muchos de esos logros se dieron con jugadores formados en el exterior, en ligas mejor pagas, más competitivas, y con un roce con lo mejor del mundo.
En el fútbol, pasa más o menos lo mismo: la selección está integrada con jugadores que se destacan en las ligas más competitivas del mundo y algunos poquitos que juegan en el torneo local. Y como hemos llegado en cinco oportunidades a la final de un mundial de fútbol (dos veces campeones y tres subcampeones) tendemos a pensar que pertenecemos a una elite que tiene fútbol en su ADN y que por eso estamos predestinados a ser finalistas.
Nuestro exitismo nos impide ver que llegamos a Rusia con un proceso de varios cambios de DT desde el pasado mundial al actual, que ninguno de ellos siguió una receta igual y que la nómina de jugadores que fueron y vinieron es enorme y exasperante.
Claramente, no somos candidatos y debiéramos tener moderadas nuestras expectativas, aunque tengamos en nuestro plantel a un jugador que parece venido de otro planeta.
Esperanzados, sí; moderadamente optimistas, también, pero preparados para una eventual decepción porque esta suma de talentosos individuos no demostró ser un equipo.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.