Último momento
recent

Los riesgos de la hipertensión arterial

La hipertensión arterial (HTA) es una enfermedad crónica muy extendida en todo el mundo. Es bastante común no advertir la tensión alta ya que en los comienzos esta enfermedad no suele provocar sintomatología.

Fuente: Onmeda.es

Se considera que hay HTA cuando ésta supera los 140/90 mmHg. En la mayoría de los casos no se pueden determinar las causas concretas de la HTA: en mínima proporción se sabe que es consecuencia de otra patología, como enfermedad renal o del sistema endocrino, así como por la ingesta de ciertos medicamentos, como es el caso del ibuprofeno, paracetamol y ácido acetilsalicílico, por lo cual se recomienda limitar su consumo. También influye notablemente el estrés y el abuso de sal en las comidas.

Punto por punto

  • El estrés puede disparar la tensión arterial. Aprender a controlarlo. 
  • El abuso de sal en las comidas es una de las mayores causas de hipertensión. Cuando se la suprime o reduce considerablemente, la tensión baja. Consejo: Ser prudentes con la sal y reducir o suprimir el consumo de alimentos procesados (enlatados, aderezos, caldos sintéticos, etc.) porque contienen mucho sodio. 
  • Una alimentación equilibrada y baja en grasas puede reducir la HTA. Comer alimentos frescos y evitar productos precocinados, embutidos, quesos y “snacks”. ¡Tienen mucha sal!
  • Cafeína. Limitar el consumo de bebidas con cafeína (café, bebidas cola, etc).
  • Sobrepeso. También eleva la tensión arterial. 
  • Actividad física. Un mínimo de ejercicio ayuda a mantener la tensión baja. 
  • Alcohol. Aún en pequeñas dosis aumenta la tensión arterial. 
  • Cigarrillo. También eleva la tensión.
  • Agua mineral. Asegurarse de que el contenido de sodio no sea demasiado alto. Se recomiendan aguas con un contenido en sodio inferior a 150 mg/litro.


Excelentes razones para cuidarse

  • La hipertensión arterial sin tratamiento, o con uno insuficiente, puede acarrear  severas complicaciones que afectan principalmente al corazón, vasos sanguíneos, irrigación cerebral y riñones. 
  • Se puede sufrir una cardiopatía coronaria (infarto cardiaco), trastornos circulatorios en el cerebro (accidente cerebrovascular) e insuficiencia renal. El 70% de los accidentes cerebrovasculares en personas mayores de 65 años se atribuyen a la hipertensión. 
  • La hipertensión arterial propicia la aparición de arteriosclerosis, trastornos vasculares en las piernas y dilatación de la aorta (aneurisma de aorta). 
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.