Último momento
recent

Justicia sin venganza y consenso con respeto

Por: Liliana Maestri (Lic en Administración, Diplomada en Género, en Trata de Personas, y en Sociología Electoral).

Cada 24 de marzo se conmemora el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Hace 42 años, el 24 de Marzo, se iniciaba la noche más negra, voraz y extensa que puede abatirse sobre país alguno. Tan extensa que, aún por estos días y casi rondando el medio siglo del suceso, no termina de iluminar el sol cuando se discute la cuestión en cualquier ámbito que sea.
Si de grietas hablamos, si de divisiones hablamos, si de desacuerdos hablamos, la dictadura cívico-militar del ’76, sus pormenores y pormayores, efectos colaterales y consecuencias, siguen siendo esa enorme hendidura que nos para, como Pueblo, en márgenes que resultan irreconciliables, a primera vista.
Es que ha sido la mayor tragedia de la historia contemporánea que ha arrasado a la Argentina. Por lo tanto, no debe sonar sorpresivo tal estado de las cosas.
No me extenderé sobre la descripción de los sucesos. Ustedes, lectores, conocen lo acontecido por aquellas épocas: La toma por asalto del gobierno constitucional de la Nación, la instauración de una dictadura sangrienta con la constante violación de los derechos humanos, crímenes de lesa humanidad y la instauración de un terrorismo de Estado que funcionó como eje de gobierno y ánimo social del país.
Además, la conexión sin intermitencias con un plan mayor -Cóndor- operando y funcionando en toda Latinoamérica.
También, guardarán en sus memorias la situación caótica que transitaba el país. De la mano de un gobierno que no acertaba en NADA para reconducirlo en lo político, social y económico, la guerrilla subversiva asolando territorios con una derecha armada (Triple A) embanderándose en justiciera fueron los “argumentos” que sirvieron muy bien a la aventura golpista.
Permítanme pararme en el presente. Autorícenme a pensar en lo que hoy podemos construir para adelante. No guarda mi ánimo negar el pasado ni borrar la historia, sería temerario y me quedaría sin resto intelectual.
Precisamente es día de Memoria, pero memoria para Verdad y Justicia. Tenemos, con esta cuestión, una respuesta colectiva a elaborar. Una respuesta que no significa olvido ni perdón (al menos por imposición), pero sí debe llevar implícita Justicia sin Venganza y Consenso con Respeto.
La construcción colectiva requiere Racionalidad y es ahí donde el sentimiento íntimo, en ocasiones, debe ser acallado. Acallado, silenciado, que no significa muerto ni olvidado.
Al decir de Norma Morandini…”hemos vencido a la muerte…”, o de Graciela Fernández Meijide “…mal nos hubiera ido luchando por el respeto a los Derechos Humanos, si no consideráramos que hasta nuestro peor enemigo tiene derechos…” ante la posible salida de la cárcel del represor Astiz (rechazada ya por Diputados), es preciso avanzar, seguir adelante, achicar la inconmensurable herida que nos divide.
Se lo debemos al país si queremos constituirnos definitivamente como Nación. Como una Nación con Memoria, cuyas bases sean, para todos los tiempos, Verdad y Justicia.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.