Último momento
recent

Un alto en el camino

Conviene, de tanto en tanto, pararse a mirar para atrás y reconocer aciertos y desaciertos. Todo aprendizaje proviene de ensayo y error.

Hoy, estimado lector tiene en sus manos la edición 380 y para la dirección de este semanario es un número representativo. Después de haber nacido como un proyecto societario, justo a la mitad de este viaje, se convirtió en una empresa netamente familiar.
Ha sido, precisamente, el apoyo de la familia el que contribuyó grandemente en que no decaigamos, que sigamos con la misma fuerza y presencia con la que arrancamos allá por abril de 2009.
Hasta octubre de 2008, el editor de este espacio se había desempeñado en Canal 2 de Cablevisión como conductor de los noticieros y figura estable de varios programas satélites a ese producto.
Las desaveniencias con la dirección del canal terminaron con el alejamiento de la emisora y el comienzo de un tiempo de mucha angustia, mientras pensábamos en cómo reemplazar el salario que acabábamos de perder.
Finalmente, floreció la idea de un proyecto gráfico de aparición semanal y de distribución gratuita que, rápidamente, se metió entre las opciones de lectura y como posibilidad comercial a través de nuestra publicidad que es la que financia la gratuidad de cada ejemplar.
En el camino de estas 380 ediciones hubieron errores de todo tipo y tamaño, pero han sido esos fallos los que nos han permitido fortalecer nuestras convicciones y reafirmar nuestro norte editorial.
Hemos sido respetuosos de la palabra, solidarios con las instituciones que lo necesitan, preocupados por temas no siempre tratados en la agenda de los medios, y firmes en nuestra convicción de ser moralmente sólidos, serios en el tratamiento de cada noticia, y con pretensiones de ayudar a reflexionar un poco sobre mucho.
Hemos aprendido mucho junto a ustedes en el camino, y ese aprendizaje es el motor que impulsa cada nuevo desafío. A todos los que sumaron su granito de arena para cumplir este sueño: Muchas gracias.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.