Último momento
recent

Desde la soledad de una red social

Cada vez es más frecuente estar conectado “virtualmente” con el otro mirando una pantalla en lugar de mirar a los ojos. Tecleando en lugar de aprovechar para charlar.

No decimos ninguna novedad cuando señalamos que las redes sociales no cumplen con el cometido de ser “sociales” toda vez que cada uno lo hace desde un dispositivo móvil o desde una PC, sin posibilidades de encuentro interpersonal.
Cada vez son más frecuentes las reuniones en las que los que se juntan prestan mayor atención a sus teléfonos inteligentes que a sus interlocutores. Mientras intenta tener lugar una conversación, el otro chequea su instagram, su facebook, su twitter, contesta un mail, envía un wasap, ve un video, y se pierde la enorme oportunidad de aprovechar el encuentro interpersonal, de intercambiar miradas, de observar gestos, de estar en la conexión que solo una relación interpersonal permite.
Y no hace falta tener un problema de adicción al teléfono móvil, lo vienen haciendo cada vez más personas, en cada vez más ámbitos.
Hace poco, nos reunimos cuatro amigos a compartir una comida y unas cervezas y ninguno de los cuatro sacó su teléfono móvil durante el encuentro. ¿El resultado? Una amenísima conversación en la que debatimos temas humanos, inquietudes, sentimientos, pareceres sobre nuestras costumbres y nuestra  cultura.
Nos fuimos a dormir contentos porque tampoco faltaron risas, ni guiños ni complicidades. Sencillamente, nos prestamos atención mutua, respetuosa, y valoramos ese tiempo de permanencia juntos.
Después de todo, ni la soledad de un teclado en un dormitorio con una PC ni un dispositivo móvil sirven para reemplazar ese encuentro.
Las redes sociales podrán resultar muy útiles para amigos o familiares en el exterior, o de vacaciones, o lejos de nuestra casa, de nuestro tiempo, y hasta de nuestra historia. Para reencontrarse con afectos del pasado.
Para todo lo demás, no hay como un mano a mano franco, extenso, humano, táctil, donde haya piel y compromiso que es lo que más necesitamos.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.