Último momento
recent

La gente de bien no se enloda

Convertido nuestra política en un enorme chiquero, la gente con otros valores queda cada vez más lejos de la posibilidad de ingresar a esos espacios para intentar cambiar.

En dos semanitas vienen las Paso y al vecino de a pie esa circunstancia le importa un comino. El vecino común siente que no cambia nada si vota o si no vota.
Después de todo, como en el cuento del pastorcito mentiroso nos han prometido (e incumplido) tantos cielos que creemos cada vez menos en los milagros.
Esta semana cundió el enojo  generalizado porque no lograron sacarle los fueros a Julio De Vido. Se trató de un acto corporativo cada vez más frecuente dentro del marco de la vida de los partidos políticos de Argentina.
Esta vez, el blindaje le tocó a Julio y fue blanco de todos los odios, de los tuits más retorcidos, de los posteos más absurdos. Mañana le tocará a otro de otro bando y a un Julio distinto y será absolutamente la misma porquería con diferente olor.
El problema con el descontento generalizado es que habilita la estupidez, la ignorancia, y la peligrosidad.
Algunos, en su enojo con los políticos, se animaron a insinuar que no estaría mal que vuelvan los militares y que acaben con todos. Ni el caso más severo de amnesia podría avalar semejante insinuación. No a lugar esa petición ni ahora ni nunca más.
Otros vienen proponiendo votar con papel higiénico porque los candidatos son un popó (o algo así). Suena divertido, pero a la vez inmaduro porque nuestro sistema democrático (aún con sus imperfecciones) es el menos nocivo de todos los que hemos tenido. Votar es una saludable costumbre desde 1983 y hemos votado desde entonces sin interrupciones odiosas.
Hubo veces en las que hubo candidatos buenos que no ganaron, mediocres que tuvieron buena performance, y malos candidatos que ganaron. La regla de juego es ésa: elegir al que me guste aunque no pueda vaticinar un resultado porque depende de muchos factores.
Deberían importarnos las Paso y las generales de octubre porque hay mucho en juego.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.