Último momento
recent

Hecha la ley y... la trampa

La clase política genera las reglas de juego a través de leyes que, después, la propia clase política se encarga de vulnerar a través de mecanismos oscuros.

De tanto en tanto a la sociedad le da por pensar en que hay que perfeccionar los mecanismos de participación democrática, sobre todo en épocas de elecciones.
La clase política toma apuntes sobre esas inquietudes ciudadanas, convoca a un panel de expertos constitucionalistas, y modifica las reglas de juego vigentes a través de leyes.
Vamos camino al voto electrónico, ya estamos en el camino de la boleta única, y hemos pasado la época en que el cuarto oscuro era un reducto con decenas de boletas de alianzas, coaliciones y partidos políticos que confundían al electorado.
La gente también pidió que las campañas electorales sean más breves, que sepamos de dónde salen los fondos para financiar las campañas, y que se asegure un piso de publicidad para todos los partidos políticos incluidos los más pequeños.
Algunas modificaciones se hicieron a nivel nacional, otras a nivel provincial e, incluso, algunos distritos municipales se animaron a dictar sus propias reglas de juego.
Pero es mucho lo que falta todavía en este camino hacia la transparencia de cada comicio en cada rincón de la Argentina. En Córdoba, por citar un ejemplo reciente, empapelaron la ciudad capital con gigantografías en las que se mostraba la figura de los dos principales candidatos de Unión por Córdoba, Martín Llaryora y Alejandra Vigo. Ninguna gigantografía hacía alusión a que fueran candidatos a nada ni de ningún partido político. La ambigüedad permitía señalar que se trataba de apuestas personales y no partidarias.
Pero, claramente, se trataba de propaganda política aunque no dijeran que ambos son candidatos a diputados nacionales por el oficialismo. Era hacerle trampa a la ley, ni más ni menos. Afortunadamente, la Justicia Electoral advirtió la maniobra y prometió sancionarla.
Necesitamos leyes claras y partidos que acaten esa claridad sin buscar subterfugios.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.