En foco
Pin It

Widgets

Pedro García, el marido cubano de Maru, vino a testificar a Jesús María

Tal vez te interese


En una semana plagada de novedades, la más importante fue la declaración testimonial que le tomó la Fiscalía de Instrucción a Pedro García en la que confirmó los problemas económicos y familiares que su esposa le narró con detalle.

Uno de los movimientos más secretos que tuvo la investigación de la desaparición de María Eugenia Cadamuro fue la llegada a nuestra ciudad de Pedro García (50), el marido cubano de María Eugenia Cadamuro.
Llegó el miércoles procedente de Miami y se volvió a sus pagos el viernes por la tarde. Viajó con sus propios recursos, pese a que la Fiscalía le había ofrecido costearle el viaje. Y declaró ante el fiscal José Raúl Almeyda durante la mañana del viernes.
En su declaración, ratificó todo lo que, publicamente, había señalado en los medios de comunicación local y lo que también había declarado ante la Fiscalía, pero en comunicación telefónica.
Pedro García se transformó con esta declaración en un testigo más en la causa que se sustancia, por ahora, en contra de Jeremías Sanz (21), hijo de Maru, por el delito de privación ilegítima de la libertad doblemente agravada por el vínculo.­ No se trata de un testigo más, por cierto.
García confirmó que intentaría ingresar a la causa como “querellante”, pretensión que por el momento le fue denegada a Guadalupe Sanz (24), hermana de Jeremías e hija mayor de Maru.
Al esposo de Cadamuro lo patrocinaría el mismo abogado, Julio Secondi, que actuó en la causa que María Eugenia tuvo en contra de su hermana Mabel el año pasado cuando se agredieron mutuamente.
“Vengo a poner mi parte sobre lo que está pasando, por eso intentamos entrar como querellantes para poder saber qué está pasando con María Eugenia. A mí me hace falta saber eso porque es mi esposa, poder adentrarme en profundidad”, señaló García en un diálogo que mantuvo con el editor de este semanario y con el periodista Eric Italia de Radio Jesús Maria y Cadena 3.
Para García, Maru le ocultó algunos pormenores de la relación que tenía con su hijo, quizás por temor a que la cuestión entre dos hombres termine en algo más que una discusión amigable. La información que le brindó a García la Fiscalía de Instrucción le terminó de convencer sobre la posibilidad de la participación concreta de Sanz en la desaparición de su madre.
“Es una información verídica en la que yo confío (la que brinda la Fiscalía), yo les creo en lo que me están diciendo y eso me hizo cambiar de opinión sobre Jeremías”, explicó este cubano que tiene ciudadanía estadounidense.

Maru, tema nacional
La familia de Maru tomó relevancia nacional, a partir de cumplirse dos meses de su desaparición. Para la familia, Jeremías es inocente, y no había entre ellos ni problemas econó- micos ni problemas familiares. García tomó distancia de esa versión: “Eso lo sabe todo el mundo porque María Eugenia lo habló con todo el mundo. Había problemas de todo tipo. Por eso contraté un abogado que conocía a María Eugenia y me ha contado cosas importantes y que yo no sabía tampoco. Me he enterado de problemas sobre los que yo no sabía la seriedad que tenían. Me voy enterando poco a poco de lo que estaba pasando”.
García confirmó también que María Eugenia tenía miedo de que fuese despojada de su herencia.
El hombre señaló su total confianza al trabajo desarrollado por la Fiscalía de Instrucción: “Yo les doy mi respeto y seriedad porque es un trabajo delicado. Me puse al servicio de ellos desde el principio y les dije ‘cuando haga falta que yo vaya, allá voy’. Me llamaron hace una semana, me dijeron que venga y acá estoy”
García contó, además, que sintió mucho dolor cuando escuchó decir, al principio de la causa, que María Eugenia era “inestable”. Y reconoció que todavía está ajeno a muchos pormenores de la causa.
En virtud de la prudencia que le sugirió la Fiscalía de Instrucción, el marido de Maru fue extremadamente cauto a la hora de declarar, evitó hacer nombres excepto cuando se le preguntó directamente por alguna persona, y no confrontó ninguna de las aseveraciones que se hicieron sobre su persona.
Fue prudente, además, al referirse a los problemas que la sucesión de Esther Grión, mamá de María Eugenia, Mabel y Víctor Hugo, generó, cuestión que consta en la causa a través del testimonio de muchos testigos.
“Vengo buscando la verdad, Justicia para mi mujer”, señaló García sobre el final.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com