Último momento
recent

¿Quién resguarda las ruinas del emplazamiento original de Colonia Caroya?

Un investigador que no pertenece a los círculos académicos se preguntó sobre el destino que tendrán, sin protección, los restos de construcciones del siglo XVII y XVIII.

No todos los que se apasionan por el patrimonio arquitectónico, urbanístico, paisajístico pertenecen a algún círculo académico con profesionales formados en el estudio de la historia. Algunos han arribado al tema de grandes, lo hacen después de su horario de trabajo, leyendo mucho material y, sobre todo, yendo al campo donde se puede contrastar lo leído con los vestigios de esa historia.
Es el caso, por ejemplo, de Martín Mariano González, quien se comunicó con este semanario a raíz de otra publicación para plantear su genuina duda sobre una ruina que él visitó y que estaba documentada en el libro Historia de la Estancia de Caroya que escibieron el Luis Quiterio Calvimonte y Alejandro Moyano Aliaga.
En esa publicación se sitúa al primer emplazamiento jesuítico de Caroya en un sitio diametralmente opuesto al que conocemos hoy como la Estancia de Caroya, vieja fábrica de armas blancas, y hotel de los inmigrantes friulanos que llegaron en 1878.
En efecto, y hay ruinas que lo atestiguan, la primera capilla que erigieron los jesuitas estuvo en la zona que está, actualmente, entre Esquina y Tinoco, hoy en un campo de propiedad privada. Todavía hay unos gruesos murallones de piedra en ese terreno que donó Ignacio Duarte Quirós a la orden de San Ignacio de Loyola. De hecho, además de la capilla que data de 1616 se construyeron otros aposentos que sirvieron de lugar de veraneo a los alumnos del Colegio Nacional de Monserrat que está por cumplir 330 años.
“Un caso emblemático de patrimonio de la zona, que está prácticamente olvidado y en ruinas, que se degradan con el paso del tiempo, es el caso de la antigua capilla de Caroyapa o Caroya Viejo. En el sitio, ubicado dentro del campo de la Familia Londero, a 3 km al sureste de Tinoco, en el camino hacia el pueblo de Esquina, aún pueden verse los restos de la capilla jesuítica, de paredes de piedra y calicanto y vestigios de un antiguo tajamar, en una pendiente descendiente, hacia el sur, desde la capilla”, señaló la información que nos hizo llegar González, junto a un relevamiento fotográfico.
“Este sitio -añadió González- no pertenece a ningún registro patrimonial de Córdoba ni de la Nación, siendo un emblema del patrimonio de Córdoba, con 400 años de historia”.
González en comunicación telefónica con Primer Día narró que en 2014 fueron hasta el lugar con el arqueólogo Alfonso Uribe, quien se desempeña en el área de Patrimonio del gobierno de Córdoba y que él les dijo que se trataba de un reservorio arqueológico de importancia.
La historia de Caroya viejo ha sido respaldada con los relatos orales que aportaron familias como Ardiles, Brandán, y Lépore que vivieron en aquella zona.
“Existen en el sitio, vestigios de un antiguo tajamar, acequia, pozo de agua, y hasta habría un antiguo cementerio”, completó el investigador que prometió seguir aportando datos.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.