Último momento
recent

Dionisio Micolini: “Antes, la finalidad de un noviazgo era casarse”

Por: Adriana Felici (Periodista - Directora En Familia)

Podría decirse que Dionisio Micolini (92) es el último sastre de Jesús María.  Único hijo varón (de cinco), nació en Colonia Caroya, creció en Jesús María, y hoy reparte sus días entre un hogar y la casa de sus hijas. ¿Cómo ve la moda actual?“Se ha perdido el buen gusto. Antes había más sentido estético; ahora todo es cachivache. A un baile había que ir de traje y corbata; sino uno no entraba. Y el traje iba acompañado de la mujer que sólo usaba vestido. Hoy veo una mujer con vestido y digo que bien está”.
El más veterano de los sastres -así se autodenomina- se apena: “Es una profesión que muere”. Tuvo su primera sastrería a los 22 años -época de trajes de 3 piezas- sobre la calle Colón, al lado del Plaza Hotel. Y quizá porque su identidad se forjó entre hilos, agujas y casimires, me pide resaltar su “performance” (así la llama) de 70 años de trabajo iniciados como aprendiz con los sastres Decanini: “Eran los número uno”, aclara hilvanando recuerdos: “Fueron cinco años que culminé con otro sastre, Tufic Blati. Después fui a Buenos Aires a aprender el corte -lo más crítico- en la academia Arbiter, la más importante de Sudamérica”.
Sin duda: en internet encuentro en venta la “Enciclopedia del cortador sastre” de Academias Arbiter.
Remontado a su niñez, evoca que tuvo poliomielitis. Lo operaron: “Fue una decisión crítica; no había las técnicas de ahora. Fue de coraje. Pero me hicieron operar porque tenía una postura rara de caminar”. Los primeros grados los hizo en Mula Muerta; cuarto y quinto en Córdoba, en un colegio religioso. “La vocación mía era el estudio, pero mis padres ya no estaban en condiciones de que siguiera en Córdoba” (Jesús María aún no tenía secundario). Entonces empezó como aprendiz de sastre. “Era un trabajo sin tanto esfuerzo físico…”, explica, y resalta haber sido gran lector. Y escritor. De su prosa, atesorada en una carpeta que me muestra pudoroso, decididamente me conmueve “Comunión en San Isidro”; maravillosa descripción (publicada en la revista Rumbos) de su primera infancia transcurrida en un galpón-escuelita, y de la fascinación de descubrir la música que, a la salida de Misa, interpretaba una orquesta. “Los únicos sonidos escuchados por mí hasta entonces eran los que me brindaba la naturaleza…”, resumió sentidamente Dionisio.
¿Y en lo personal? “Siempre me quise casar, pero no encontraba la mujer adecuada, dice sin vueltas. “A los veintipico me puse de novio con una chica muy linda y muy buena. Pero en aquel tiempo la finalidad de un noviazgo era casarse y yo no podía porque hacía poco que había empezado a trabajar... Después tuve otros amagos y tampoco prosperaron”. Hasta que llegó la mujer adecuada: Angélica. Se casaron ambos de 46 años. “Me casé casi solterón”, ríe, y cuenta que adoptaron a María Josefa y Paola que les dieron 5 nietos. Ya viudo, asegura que ellas son su sostén. “No vivo solo por si me caigo. Así que me instalé acá” (en el hogar Nuestro Lugar).

Más puntadas
La siguiente sastrería estaba en Tucumán al 700, y más tarde se asoció con un amigo: “Como en Jesús María no había una casa especializada en ropa de hombre, pusimos la tienda Apolo. Estuvimos 20 años. Vendíamos trajes, sombreros, corbatas, camisas con cuello desmontable… hacía trajes a medida, pero poco a poco se impuso el traje de fabricación”.  Después instaló una boutique: “Muy bien puesta, pero estaba al lado de Tienda La Nueva y ellos captaban toda la clientela. Fue una época muy peliaguda porque no tenía casa propia. Después vino el Rodrigazo y prácticamente me fundí. Ahí la gente de La Nueva me ocupó como vendedor; muy generosamente porque yo no tenía la estampa adecuada para estar detrás del mostrador. Estuve con ellos hasta que una disposición impidió que el jubilado por invalidez (él por poliomielitis) trabajara… Entonces dije, ¿qué hago ahora? Ya tenía como 70 años….”.
En su segunda casa -Tucumán 883- tuvo despensa y quiosco 8 años. “Es mi casa ahora -remarca aunque viva en el hogar. Trabajé bien, pero empezó a no andar y tuve que dejar. Después me dediqué de nuevo a sastrería y me especialicé en bombachas de gaucho”.
Para terminar estos pincelazos de su vida, vale la pena contar algo que no logra ni desea olvidar: “Cuando hacía la primaria en Córdoba, mientras estábamos en Misa se derrumbó el primer piso sobre nuestro dormitorio. Nos salvamos porque estábamos en la Iglesia… Si hubiéramos estado en el dormitorio, hubiéramos sido finados por lo menos cincuenta”, sentencia. ¿Qué reflexión hace Dionisio sobre esto? “Que siento un privilegio haber vivido 80 años más. Percibo que algo tenía que hacer en esta vida. Debía tener una misión”.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.