En foco
Pin It

Widgets

Menos hipocresía, adultos

Tal vez te interese

Acusamos a los adolescentes de intentar sobrepasar límites todo el tiempo y no nos hacemos cargo de nuestra reglas cada vez más ambiguas y flexibles.

Hay gente que vocifera y se muestra molesta porque algunos adultos consienten que sus hijos “pongan” la casa para una “previa”, pero nada dicen a sus propios hijos cuando piden permiso para ir a las mencionadas previas en casa ajena. Como en el viejo “ojos que no ven, corazón que no siente”, se consiente la “curda” de un hijo si ocurre fuera de casa y no nos enteramos de que tal estado ocurrió.
Es tan bíblico como ver la “paja en el ojo ajeno antes que ver la viga en el nuestro”. Es señalar en el otro una conducta que se nos vuelve espejo y nos termina mostrando que somos tan flexibles como son otros padres y que poner límites es algo en que la mayoría nos vemos desbordados.
“Es que mis chicos son buenos”, “es que mis chicos no harían eso”, “es que mis chicos son incapaces de reaccionar así”, “los míos son muy inteligentes, no creo que lo hagan”, y una sarta de tonteras que cualquier otro padre podría refutarnos.
La madre de este editor no quería bajo ningún punto de vista que llegara ebrio a casa y, por mucho que lo intentó, jamás logró su cometido. Este editor bebió más de la cuenta muchas veces y no le quedó más remedio que reconocerlo ante sus hijos.
Sin embargo, si media un buen diálogo y no se renuncia él nunca, habrá posibilidades de explicar que no hay motivos para repetir una conducta que pone en riesgo la conciencia, los reflejos, la salud, y hasta la vida. Dicho de otro modo, hay que hacer el esfuerzo para que nuestros hijos sean mejores que nosotros, no tienen por qué repetir nuestros errores.
En lugar del dedito acusador, la palabra oportuna, el consejo amoroso, el reconocimiento de los errores propios, la decisión de intentar el cambio siempre.
Cuidar a los hijos excede darles techo, comida, y dineros para esparcimiento y diversión. Cuidar a los hijos es tiempo (aunque sea poco pero bueno) es comprensión, es empatía, es compromiso y eso, adultos, es un enorme, enorme trabajo.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com