En foco
Pin It

Widgets

La desaparición de “Maru” Cadamuro, el enigma del año

Tal vez te interese

Al cierre de esta edición, el paradero de María Eugenia Cadamuro (46) seguía siendo un misterio en una causa judicial-policial que tiene a la comunidad en el desconcierto más grande.

Por decisión editorial, este semanario casi no publica noticias de contenido policial en el sentido clásico que los diarios le otorgan a la sección “Policiales”. Primer Día casi no publica noticias sobre robos, hurtos, homicidios, agresiones, accidentes de tránsito, entre otras. Hay otros medios colegas que lo hacen con bastante buen criterio y les cedemos el protagonismo de esas publicaciones a ellos.
Pero, cada tanto, aparece alguna noticia que merece ingresar en la categoría de “publicable” por las repercusiones que tiene en la comunidad, por las personas que lo protagonizan, o por la forma en que movilizan a los que investigan.
Así lo hicimos, por ejemplo, en 2009 cuando se conoció que la Justicia Federal había condenado a Mario Baldo por el delito de narcotráfico. O el año pasado cuando se conoció que asesinaron a quemarropa a un camionero sobre la ruta 9 y que el matador era un delincuente local con frondosos antecedentes.
Y en esta oportunidad resulta casi imposible abstraerse de la conmoción que generó en gran parte de la comunidad la desaparición de María Eugenia “Maru” Cadamuro (46) el pasado 15 de marzo y los giros que fue dando la causa con el correr de las semanas.
Al cierre de esta edición, la Justicia todavía mantenía la carátula de “desaparecida” para la mujer y mantenía imputado y privado de su libertad a su hijo, Jeremías Sanz.
A esta altura, casi un mes después desde su desaparición, las esperanzas de que Maru aparezca con vida son cada vez más remotas y solamente sus amigos más íntimos sostienen la esperanza de ese milagro.
Y mientras sigue infructuosa la búsqueda de la mujer, la investigación sigue formulando más preguntas que respuestas.
Hasta ahora se sabe que, desde que fue vista por última vez, Maru estuvo con su hijo en algún lugar del departamento Totoral. Testigos los vieron en la camioneta de Jeremías y las señales de los teléfonos móviles los ubicaron juntos y al mismo tiempo.
Pero el joven, en su primera declaración, negó haber estado y haber hablado con su madre ese día, según revelaron fuentes con acceso a la causa. ¿Por qué mintió? Primera pregunta sin respuesta.
Aunque muchos aseguran que la relación entre ambos no era la mejor, un testimonio reciente (aunque no agregado a la causa) señala que el joven fue el que llevó a su madre al aeropuerto cuando se fue de vacaciones a Brasil, en enero. Según ese testimonio, había diálogo y se conversó sobre proyectos laborales. ¿Puede alguien en un mes enojarse tanto con una persona como para privarla de la libertad, más si se trata de su propia madre? Otra pregunta sin respuesta.
Otra pregunta sin respuesta hasta hoy es si una sola persona puede ser capaz de semejante ocultamiento. ¿No habrán sido varias las personas que participaron de la desaparición de la mujer?
Alguien, en los primeros días desde la desaparición hizo correr el rumor de que Maru estaba “depre”, que tenía consumos problemáticos, que tenía motivos para haberse alejado de acá por un tiempo. De a poco, cada uno de esos argumentos fue descartado, gracias a testimonios de allegados y amigos.
La miseria humana y las redes sociales poco hicieron para el esclarecimiento del hecho. Por el contrario, hay tanta porquería dando vueltas y tanto rumor infundado que la primera víctima va a terminar siendo la verdad.
A esta altura, solamente si alguien que sabe la verdad se “quiebra” será posible establecer la ubicación de Maru ya que, hasta ahora, los allanamientos y las búsquedas con personal altamente calificado no dieron ningún resultado.
Independientemente de cómo termine esta causa, el de María Eugenia Cadamuro será el enigma del año en una historia a la que no le falta ni le sobra ningún condimento. Oscila entre el amor/odio, el dinero, y la intriga de una familia demasiado compleja de entender.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com