Último momento
recent

Cómo cuidar a los niños del abuso infantil

Últimamente abundan casos de niñas víctimas de abuso sexual y En Familia averiguó qué pasa con esto en la zona. 

Por: Adriana Felici (Periodista, editora de la sección En Familia)

La intención no es caer en morbosidades, sino alertar sobre las señales indicadoras de abuso infantil, pues los niños lo manifiestan. A modo de ejemplo: la maestra de Florencia Di Marco, abusada y asesinada en San Luis, fue indagada por presunta responsabilidad, ya que sospechaba que la niña sufría abuso. La Ley 24417 de protección contra la violencia familiar es clara: “Cuando las víctimas fueran menores de edad, incapaces, ancianos o discapacitados que estén imposibilitados de accionar por sí mismos, están obligados a hacerlo sus representantes legales, los obligados por alimentos o el Ministerio Público Fiscal. También quienes se desempeñen en organismos asistenciales, educativos, de salud y de justicia y, en general, quienes desde el ámbito público o privado tomen conocimiento de situaciones de violencia familiar o tengan sospechas serias de que puedan existir”.

En la zona
“El abuso sexual es una de las formas más ocultas de maltrato infantil. Recuerdo los casos más extremos, porque lo que llega al hospital es un abuso sexual ya consumado; con un daño enorme”, dice la Dra. Norma Bazán, con 30 años como médica pediatra en el Hospital Vicente Agüero. “A lo largo de mi carrera me encontré con muchos casos. Lamentablemente en nuestro país no hay estadísticas. En 1991 la UBA hizo una encuesta y se vio que un 12,8% había sido víctima de abuso sexual. Casi el 80% eran mujeres”, refiere la pediatra.
En su experiencia, había madres que conocían la situación. “Coincide con lo que describe la bibliografía: mujeres muy sumisas, poco asertivas, que sufren el contexto de violencia. Ellas también son víctimas; es probable que hayan sufrido lo mismo. Por eso naturalizan la violencia y no pueden proteger a sus hijos”, describe.
Bazán apunta que en estos casos se intenta derivar al niño a la Unidad Judicial de la Mujer y del Niño (Rondeau 258, Córdoba) donde el abordaje es multidisciplinario. Y Graciela Stoller, inspectora escolar de la zona 5220, dice: “Cuando el docente observa algún indicador que puede hacer sospechar que el niño es víctima de abuso sexual, lo pone a disposición de los equipos profesionales. Todos somos responsables de priorizar el cuidado de los niños”.
Por su parte, Yanina Aguirre, a cargo de Dinaf (Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia) de la Municipalidad de Jesús María considera fundamentales las acciones preventivas: “Venimos desarrollando talleres de educación sexual, y en la visualización de los indicadores por parte de educadores, entorno familiar, equipos de salud, etc. Esto permite un abordaje integral e inmediato para que cese la vulneración de derechos del niño”. Y subraya: “En los últimos años venimos recibiendo cada vez más denuncias; el año pasado casi el 10 % de las demandas de intervención del equipo correspondieron a abuso sexual infantil, y en lo que va del año, teniendo en cuenta la demanda recibida, ese porcentaje podría aumentar. Esto -aclara- no implica necesariamente que exista más abuso sexual infantil, sino que ahora son detectadas y denunciadas situaciones que antes quizás eran silenciadas”.

Los Indicadores
Conocer las señales es fundamental para denunciar y pedir ayuda:

  •   Cambios bruscos de comportamiento; en la casa o escuela. 
  •   Miedo de irse a dormir; quieren dormir vestidos. 
  •   Miedo de volver a casa. 
  •   Súbito comienzo de enuresis o encopresis (incontinencia urinaria o fecal). 
  •   Comportamiento agresivo, destructivo, pasivo, aislado. 
  •   Síntomas de enfermedades de transmisión sexual; daño en el área genital; dificultad y/o dolor al sentarse o caminar.
  •   Comportamiento o expresiones sexuales inapropiadas para la edad; conocimiento inadecuado sobre relaciones sexuales. 
  •   Victimizar sexualmente a otros niños. 
  •   Reticencia al contacto físico con sus padres y/u otros adultos. 
  •   Baja autoestima; se sienten rechazados y no queridos. 

Punto por punto

  • El abuso sexual infantil no es privativo de una clase social, pero es posible que el hacinamiento y el alcohol lo favorezcan. 
  • Hay madres que conocen la situación y no protegen a sus hijos posiblemente porque han o hayan sufrido lo mismo. Lo naturalizan. 
  • ¿Por qué hay niños que no cuentan lo que les sucede? “Porque no tienen un parámetro de lo que es normal. Si los padres no les enseñan qué está bien y  que está mal, recién reaccionan cuando llegan a la adolescencia o adultez”, explica la Dra. Norma Bazán. 
  • En la mayoría de los casos el abusador es un familiar, vecino o persona de confianza de la familia. 

Para saber más: “Abuso sexual infantil, en las mejores familias”, de Irene Intebi (Ediciones Granica); páginas web de Child Abuse Prevention y Junta de Andalucía.

Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.