Último momento
recent

Una cosecha de uva que motiva a esperanzarse en el sector

Luego de tres duras temporadas, la vitivinicultura caroyense respondió a su historia.

Hace un año atrás, desde este semanario se remarcaba que por tercer año consecutivo la cosecha de uva tenía pérdidas de magnitud. Las abundantes lluvias de los últimos veranos, sumado al daño provocado por la deriva de plaguicidas de otros cultivos, habían afectado una y otra vez al cultivo símbolo de la cultura caroyense (aunque queden poco más de cien hectáreas). “Este año hay un cambio rotundo respecto a los años anteriores, recibimos uvas con gran calidad y sanidad”, celebra Santiago Lauret, enólogo de Bodega La Caroyense. Durante el fin de semana, la ciudad vivió sus celebraciones típicas en torno a la vitivinicultura, que luego de duras temporadas pudieron concretarse con una felicidad plena.

Un año motivador 
Según las estimaciones de Lauret, desde La Caroyense habrán recibido cerca de 300 mil kilos de uva de productores de la zona cuando dentro de una semana termine la cosecha. Merlot, cabernet, malbec, pinot, suavignon, chardonnay y lanzelotta fueron las variedades de uvas aportadas a esta cosecha. Además, se entregó uva isabella, aunque Lauret destacó en este caso la existencia de “algunos problemas”. “Es la que llegó más afectada por el tema de los herbicidas hormonales”, puntualizó. Esta problemática, derivó en que el año pasado el gobierno provincial limitara el uso del 2,4D aplicado en cultivos extensivos. No obstante, para esta cosecha, los impactos continuaron presentes.
A entender del enólogo, “se cumplió con el objetivo trazado por la bodega para este año”. “Nos queda ingresar un cinco por ciento de lo pautado para terminar el ciclo, y creemos que en esta semana incorporaremos eso”, agregó. Lauret destaca que “hay gran conformidad entre los productores” después de años complicados. “Nos parece importante que más gente se anime a la producción de vid, porque los compradores de la uva están, el asesoramiento a campo también, y este año vemos los buenos resultados”.

Balance positivo 
Foto Gentileza Radio Comunicar
Tras las pésimas temporadas anteriores, con pérdidas de hasta sesenta por ciento, la ingeniera agrónoma Daniela Mansilla indica que “se obtuvieron calidades entre aceptables y muy buenas”. “En general hubo pocos problemas graves de enfermedades, a pesar de las lluvias de febrero”, señala como dato clave de esta cosecha.
No obstante, Mansilla balancea que, mirada dentro de una comparación histórica, “la cosecha de este año dio rendimientos bajos”. Pero esa situación debe necesariamente contextualizarse en “los malos años anteriores que repercutieron en la carga actual” sumado a “una helada tardía en la floración”. Completando el análisis, la técnica que trabaja a diario en el sector enfatiza que “los precios para los productores fueron sustancialmente mejores” que en las temporadas previas. En síntesis, para la agrónoma Mansilla “esta mejora en el ingreso hace que haya esperanzas para vitivinicultura de la zona”.
Desde distintas ópticas, el balance de la actual cosecha de uva exhibe datos positivos que puede servir como palanca para incentivar una mayor apuesta por el cultivo, que en las últimas tres décadas ha perdido más de 1.400 hectáreas a manos de otros cultivos más rentables o de menor riesgo.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.