Último momento
recent

Indio ya no hacer tanto barullo

Imposible no pensar en los pormenores de la “misa” ricotera en la que murieron dos personas y en la que el Estado fue el gran ausente en todo sentido.

Walter Bulacio tenía 17 años cuando esperaba ver a sus ídolos, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, en el estadio de Obras Sanitarias en 1991. Nunca llegó a verlos. Murió una semana después de haber sido encarcelado en forma ilegítima.
Indio Solari -entonces cantante y líder de los Redonditos- jamás apoyó el legítimo reclamo de la familia Bulacio por Justicia, independientemente de que el pibe haya sido levantado por la policía antes del ingreso al estadio y su muerte no respondiese al recital propiamente dicho. No fue a ninguna marcha, no llamó jamás a la familia y, cuando eso pasó, Solari tenía 42 años, edad y madurez suficiente para obrar como se espera de una persona madura.
Entonces, 26 años después, ¿Por qué habría que esperar que se comporte de otro modo si no fue capaz de hacerlo a los 42? ¿Lo hará a los 68?.
Para los que no son “devotos” del Indio será difícil entender por qué tantos deciden ir a ver a un cantante cuya obra solista es, cuanto menos, mediocre y cuyo principal motor son las canciones de su exbanda, de las que fue coautor.
Tampoco les será fácil entender por qué deciden ir a lugares donde las condiciones mínimas de salubridad, alimentación, descanso, higiene, seguridad personal, y hasta transporte no están garantizadas.
Mucho menos entender por qué siguen a un tipo que, crípticamente, parece estar con los desvalidos y excluidos del sistema, pero cobra como un capitalista a ultranza y vive como uno de estos últimos.
Si se llega a descubrir, finalmente, que vendieron entradas por un número que casi dobla la cantidad de público que estaba autorizado, seguramente le cabra la figura del estrago doloso y Solari estará más cerca de las rejas desde donde podrá soltar: “todo preso es político”.
Pero, aquí, el gran ausente fue el Estado que consintió que un recital tenga lugar en un lugar inadecuado y sin los mínimos recaudos. Ojalá la Justicia caiga sobre las autoridades responsables de haber abandonado a su suerte al público presente.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.